‘El futuro se basa en data’

Presentamos una nueva entrega de “El Editorial” por Miguel Ángel Corrales, Editor y Presidente de La Publicidad, referente al número impreso de Abril de 2022. Aprovechando este artículo de opinión queremos informarles que ya tienen disponible nuestro número 64 en las sección de nuestra web; Kiosko Digital.

«Que alguien en EEUU opine que los pájaros no existen ya que son drones para vigilarnos y tenga millones de seguidores en el mundo, o que todavía existan personas que crean que la tierra es plana e, incluso, están pensando en fletar un barco para llegar al límite de la tierra, o que las vacunas porten un microchip que nos insertan para controlarnos, o que millones de bots nieguen una espantosa masacre de civiles en la invasión de Ucrania, son algunos ejemplos de la desinformación digital. Algunas fuentes cifran en un 70% la información que circula por internet que está manipulada o directamente es falsa, producida masivamente por bots y granjeros al servicio de diferentes poderes o intereses.

En el caso de Ucrania, menos mal que todavía queda el sacrificado oficio de corresponsales de guerra que pueden verificar la verdad. Sin ellos y sin la calidad de los medios para los que trabajan, no tendríamos la vericidad en la información, que es lo que marca la diferencia entre la comunicación y la confusión. La forma y el medio a través de los que accedemos a las noticias es cada vez más importante, ya que infinidad de portales, páginas web y medios compiten para suministrarnos noticias de las que cada vez es más difícil separar el trigo de la paja, o la verdad de la ficción. En estos momentos es fundamental confiar en medios fiables, pero los fake news no solo existen, sino que se benefician también publicitariamente de las campañas digitales cuyos buscadores no discriminan la calidad del medio, sino que tan solo buscan obtener el mayor número de clics.

Más que nunca debemos tener en cuenta el viejo mandamiento en marketing de “El medio es el mensaje” en este panorama de desinformación y baja calidad que existe en algunos canales digitales. No podemos, por conseguir muchos contactos, cargarnos la imagen de una marca, que tantos esfuerzos ha costado crear, o asociarla a contenidos que van en contra de los valores de este anunciante. La publicidad no puede ni debe ayudar a financiar este tipo de medios, no es bueno ni saludable para la sociedad ni para los anunciantes. Ahora, más que nunca en que los consumidores buscan los valores de las empresas, las agencias y sus profesionales humanos deben planificar y buscar un entorno de verificación y calidad del medio en el que se va insertar la publicidad de sus anunciantes, y seleccionarlo no solo atendiendo al número de contactos, sino a la calidad y veracidad de sus contenidos.

La data lleva mucho tiempo siendo el nuevo oro negro; ya no entendemos el futuro en nuestra industria sin la dependencia de esta tecnología. El internet de las cosas es cada vez más global, por ejemplo, los relojes clásicos, esos que solo nos dicen la hora, son cada vez más escasos y la mayoría lleva esos Smart que, con la excusa de la salud, son un chivato que cuentan lo que ocurre a nuestro organismo y nuestros hábitos, historial y herencia médica pueden ser conocidos y derivar en calcular nuestras futuras enfermedades (también prevenirlas), que, en mano de empresas dedicadas a seguros médicos, son un termómetro importante para calcular el coste de nuestras enfermedades presentes y futuras y. en consecuencia. el valor de nuestra póliza o incluso su denegación.

¿Sabíais que un cepillo de dientes smart puede predecir por su utilización las caries que vas tener? También nuestra empresa podrá predecir nuestras futuras bajas laborales y la idoneidad de nuestra contratación; o nuestros comportamientos económicos serán definitorios de cara a las relaciones con nuestros bancos y sus productos; o nuestro seguro de automóvil podrá predecir nuestros siniestros y por tanto nuestra idoneidad como asegurado… En una reciente encuesta, los españoles sostienen que los móviles invaden más su intimidad que las cámaras de vigilancia. Por otro lado, quedan pocos meses para desaparición de las cookies de terceros y me pregunto si nuestra industria está suficientemente preparada o lo estamos dejando (como es habitual en nuestro país) para más adelante; las compañías europeas ya llevan tiempo preparándose… espero que las nuestras también.

El Metaverso nos propone nuevos retos: ¿cambiará nuestra vida cotidiana? ¿aportara nuevos datos?… Las nuevas generaciones ya viven sus relaciones de forma virtual a través de las redes sociales y la televisión no puede competir tal como esta planteado en la actualidad. Deloitte Insights indica que el Metaverso, los videojuegos y las redes sociales planean sobre el sector del Streaming como el gran obstáculo a superar para conectar de verdad con los más jóvenes, quienes están destinados a renovar las audiencias de las plataformas. La interconexión entre mundo físico y digital se ha vuelto algo natural en los segmentos más jóvenes; factores como el valor emocional, la conexión con otros o la voluntad de expresarse están en las antípodas de la experiencia pasiva. El futuro ya está aquí: el Metaverso y las nuevas tecnologías son sus heraldos y se basan en la Data».

- Contenido relacionado -