“No podemos dejar la innovación, la sociedad y las empresas solo a los hombres”

El empoderamiento de la mujer no es una moda. Surge de la necesidad de dar visibilidad a una problemática que en muchos ámbitos profesionales, sigue existiendo. Techos de cristal, diferencias salariales, conciliación… son algunos de los principales retos a los que se han enfrentado las mujeres en el entorno laboral a la hora de alcanzar puestos de responsabilidad.

Sin embargo, el sector de la publicidad, el marketing y la comunicación cuenta cada vez con más profesionales mujeres, desde directivas hasta emprendedoras que, a través de esta sección especial que lanzamos dedicadas a ellas, hablan de su experiencia en este sentido. Hoy le toca el turno a Blanca Rico, Founder and Client Advisor en Smile-brand. ¡No te lo pierdas!

¿Cuáles han sido los principales escollos que ha tenido que superar para llegar hasta su actual puesto de trabajo?

Nunca lo he pensado de esta forma. Es verdad que ahora con el auge del feminismo y el papel de las mujeres, se revela la necesidad de un mayor esfuerzo respecto a las trayectorias profesionales. En mi caso, creo que no ha habido escollos como tal, o yo no lo llamo así. Quizá si he notado que trabajar con hombres y tener uno de jefe, en momentos, ha supuesto tener que quitarle importancia o incluso omitir determinados comentarios de corrillos, aunque de base no esté bien. Lo que sí creo, que para mí ha sido un reto, es reorganizarme en el momento de tener familia, hijos. La conciliación no es fácil y eso ha sido y sigue siendo el mayor reto. Como seguir cumpliendo a tope con la ambición familiar y profesional, sin dejar nada de lado.

Y esto es algo general para todos. A la hora de tener hijos aparece un nuevo tablero en tu vida y es el principal. En el caso de las mujeres, además se les supone un vínculo mayor cuando los hijos nacen. Es importante conciliar, pero sobretodo, mostrar a las mujeres que pueden y deben seguir teniendo ambición profesional. Que debe ser también parte de la transformación y evolución profesional, de las empresas y de la sociedad.

Decir que a una mujer le cuesta más alcanzar un puesto de responsabilidad, ¿es hacer demagogia o es totalmente cierto?

Creo que en la gran mayoría de los casos es real. Principalmente en sectores donde hay más hombres, más tradicionales, más conservadores. Y también porque muchas mujeres amplían su familia y tienen hijos y eso les cambia las reglas del juego. Deben saber que pueden organizarse (y deben hacerlo en igualdad) y que deben seguir apostando. Y tenemos la obligación como sociedad de motivar a las mujeres a estar ahí. A formar parte de las ideas, de la creatividad, de las decisiones. Incluso, y por supuesto también, después de tener hijos. 

Como en todas las crisis, en esta de la COVID, ¿vuelven a ser las mujeres el sector más vulnerable?

Definitivamente ha sido así en la primera parte de la pandemia. El brutal confinamiento de los tres primeros meses de la pandemia, reveló claramente la vuelta a roles antiguos en los núcleos familiares. Las mujeres, el año pasado, han sido las que han cogido las riendas de sus familias y sus casas. No digo que no haya hombres que también lo han hecho. Pero la generalidad (y mira que no me gusta ese término), nos dice que son ellas las que han hecho de profesoras, organizadoras, gestoras, psicólogas, etc…  Y todo eso ha hecho que fueran más vulnerables principalmente en 2020. Afortunadamente este 2021 se han vuelto a normalizar los roles, por no estar en una situación tan extrema.

¿Ha notado algún tipo de discriminación salarial en los puestos en que ha desarrollado su labor profesional?

No en mi trayectoria ni en mi sector. Por mismo puesto, mismo salario. Lo que sí que he visto es más hombres en las direcciones de área y comités. Y también he vivido que los hombres llaman más a la puerta del jefe a pedir aumentos y promoción. Hace tiempo alguien me dijo el dicho de “el que no llora no mama” y considero que ellos “lloran” más, luego consiguen más. Y de nuevo hay que motivar a las mujeres a llamar más a la puerta.

¿Romper el llamado techo de cristas es posible o solo es un acto reservado a unas pocas?

Totalmente posible. Pero el seguir teniendo tesón, ambición y ganas de luchar es algo individual. Por eso debemos motivar a que todas las mujeres sigan teniendo todas las ganas y energía para llegar lejos. No podemos dejar la innovación, la sociedad y las empresas solo a los hombres. La mujer tiene mucho que aportar. 

En su caso particular, la famosa conciliación familiar, ¿ha sido posible a costa de qué?

De mucho esfuerzo, energía, desdoblamiento e incluso a veces creatividad. Yo me siento una afortunada por mi situación. El emprender supone un esfuerzo extra al trabajo en sí, pero te permite organizarte con algo más de flexibilidad para estos temas.

- Contenido relacionado -