“La publicidad y la comunicación son activos importantes para el lanzamiento y permanencia de las marcas”

Desde La Publicidad queremos hacerle frente al terrible virus que está golpeando al país. Por ello, hemos querido contar con la perspectiva de las principales agencias de España y ver de qué manera les está afectando. Marisol García Pino, Directora de Selfie (IKI Group), participa en el ‘Especial Agencias COVID-19’.

En estos duros momentos ¿Cómo les está afectando a ustedes y a sus clientes la crisis del COVID-19? ¿Qué soluciones están poniendo para solventarlo?

Internamente, pudimos solventar con celeridad el estar en disposición de realizar nuestra tarea diaria una vez confinados, con la ayuda de un protocolo establecido por IKI Group y que fue extrapolado y adaptado a cada una de las marcas del Grupo. Una vez comprobado que podíamos operar con normalidad implementado el teletrabajo, nos pusimos a disposición de nuestros clientes para asesorarles y apoyarles en la gestión de crisis, uno de nuestros servicios habituales y que, en esta ocasión, ha cobrado especial relevancia e interés.

Nuestra experiencia en el manejo de situaciones complejas nos ha permitido posicionarnos como una herramienta útil y un activo importante y muy próximo a la dirección general de las marcas a las que asesoramos. Les continuamos ayudando a repensar y a adaptar su plan de comunicación atendiendo a este nuevo escenario, a fijar los mensajes que necesitan trasladar tanto a sus trabajadores y proveedores, como al resto de agentes sociales, y a prepararse para esa nueva “normalidad” a la que nos enfrentamos. La labor es complicada y nos obliga a trabajar manejando variables distintas y no siempre coincidentes, porque, al final, todo depende de la evolución de un virus desconocido y escurridizo y que será el que marcará el factor tiempo y los protocolos a seguir.

No paramos de ver día a día reacciones solidarias por parte de las marcas. ¿Qué campañas o acciones les han parecido más interesantes?

Una de las lecturas más valiosas y gratificantes que nos ha ofrecido esta terrible pandemia ha sido la actitud cívica y solidaria demostrada por la sociedad en su conjunto. Hemos asistido a un reguero de iniciativas particulares y empresariales que han contribuido a paliar y a suplir, en gran medida, las carencias de un sistema sanitario y de atención social mermado. El interés, por tanto, radica en ese empuje improvisado coral, gestionado a golpe de los esfuerzos y aportaciones, grandes y pequeñas, que se han demostrado efectivas y dignas de orgullo.

Nuestra recomendación, cuando ha surgido la oportunidad de generar notoriedad dando a conocer esas iniciativas, ha sido el dar prioridad a la honestidad y a la responsabilidad cívica de las marcas y a alejarse del oportunismo. Cuando esta pesadilla acabe, el consumidor permanecerá al lado de compañías coherentes no sólo en su discurso, sino en su esencia.

¿Qué cree podemos aportar las empresas de publicidad y comunicación a la salida de la crisis?

Ante una situación de pánico descontrolado, la inercia es preguntarnos cómo y quién nos va a ayudar a salir de este atolladero para no ahogarnos. Sin embargo, la tabla de salvación la debemos construir entre todos. Cada uno de nosotros debe apuntalar esa nueva estructura y en el caso del sector de la comunicación poseemos ese grado de flexibilidad y el talento necesario para repensar nuestro propio modelo de negocio y hacer valer nuestro asesoramiento y servicios.

La publicidad y la comunicación son activos importantes para el lanzamiento y permanencia de las marcas y debemos reforzar nuestra labor para que los directivos consideren importante y necesario el rol que desempeñamos en la construcción de la reputación.