El Metaverso ofrece exclusividad y novedad

Si hay algo que está llamando la atención de las marcas y usuarios, ahora mismo, es el Metaverso. Ese mundo virtual donde se podrá tener una “vida paralela” y del que poco se conoce hasta este momento. Lo que se vende en este inicio es la exclusividad que conlleva, algo muy atractivo para el mercado.

Donde más se están volcando las marcas es en los NFT (token no fungible) que están siendo para muchos la puerta de entrada a este mundo virtual. Estos activos digitales ganan protagonismo día a día, de hecho, ya hay quién paga miles de euros por un NFT. 

Los tokens no fungibles, que existen desde 2014 pero que no ha sido hasta ahora cuando se han extendido, representan objetos del mundo real como arte, música, elementos del juego y vídeos. Éstos se compran y venden en línea, frecuentemente con criptomonedas. 

Las marcas se están preparando para lo que está por venir y algunas ya han lanzado experiencias específicas de promoción o han comprado terreno virtual de lo que serán sus futuras tiendas y futuros puntos de encuentros para consumidores o usuarios. Algunos ejemplos son Barbie, Budweiser o Nike, que están marcando los pasos al encontrar ideas en la intersección del mundo real y el digital. 

Para Rubén Orta, CTO de Rebold el Metaverso tiene cinco características “la interacción entre los usuarios y su presencia social; que esta interacción tiene que ser inmersiva; la existencia de bienes virtuales y una economía; la persistencia del mundo y de todo lo que contiene, es decir, que aunque te desconectes el mundo sigue disponible y accesible en cualquier momento; y la interoperabilidad, que puedes mover tus bienes virtuales o tus tokens entre diferentes lugares del Metaverso”. 

Budweiser, por ejemplo, ha lanzado una colección de NFTs sobre artistas noveles que quieren asociar a la marca. Los que posean estos NFT tendrán en el futuro acceso a experiencias y merchandising, proporcionando acceso a conciertos virtuales e incluso experiencias únicas, dependiendo de la exclusividad del NFT que tengan. 

Ya se están celebrando festivales de música en plataformas como Roblox o Decentraland. Estas plataformas son algunas de las primeras interacciones de mundos o juegos virtuales que se están asociando al concepto de Metaverso, que asegura Rubén Orta “no deja de ser una evolución de lo que conocemos por Internet”. 

La fusión de ambos mundos, el real y el virtual, es en lo que trabajan marcas como Balmain que se ha aliado con Barbie y han sacado una muñeca con un outfit diseñado por la marca francesa y que lleva asociado un NFT. Esto genera total exclusividad y es una forma de ofrecer un certificado de autenticidad. Además, alrededor de este drop de NFT, es decir una colección de NFTs, se ha lanzado una línea de ropa física con espíritu y temática Barbie. Lo mejor de ambos mundos. 

Otro ejemplo es Nike, que ha comprado RTFKT, un importante estudio de arte digital y una de las compañías más relevantes a la hora de crear productos digitales para el Metaverso, que se dedica a la creación de NFT, autenticación blockchain y productos en realidad aumentada. 

¿Todas las marcas tienen cabida en el Metaverso?

Todo indica que las principales marcas terminarán estando en el mundo del Metaverso, ya sea de una manera u otra. Orta señala que “personalmente creo que ahora solo deben entrar en este mundo las marcas a las que les guste innovar y el riesgo. Y, por supuesto, las que sepan que su público objetivo se encuentra dentro de estos canales”. 

Además, el CTO de Rebold apunta que “tal y como se está teorizando, tarde o temprano existirá una versión digital de cualquier cosa que exista en el mundo real, las marcas no serán ninguna excepción”. 

Se augura que en el mundo del retail o las grandes tiendas gracias al Metaverso podrás entrar en las tiendas y ver cómo le queda la ropa a tu avatar y así comprar su versión digital y física. También tiene cabida el sector del ocio, donde ya se ha producido la digitalización de libros, música, películas, series…

Un ejemplo real y que se está llevando a cabo se da en la NBA, que ya ofrece sus partidos en realidad virtual y, además, incluye contenido exclusivo comparado con asistir al palco o la zona VIP. 

- Contenido relacionado -