“Creo que en el fondo las mujeres tenemos un esquema de valores diferente al de los hombres”

El empoderamiento de la mujer no es una moda. Surge de la necesidad de dar visibilidad a una problemática que en muchos ámbitos profesionales, sigue existiendo. Techos de cristal, diferencias salariales, conciliación… son algunos de los principales retos a los que se han enfrentado las mujeres en el entorno laboral a la hora de alcanzar puestos de responsabilidad.

Sin embargo, el sector de la publicidad, el marketing y la comunicación cuenta cada vez con más profesionales mujeres, desde directivas hasta emprendedoras que, a través de esta sección especial que lanzamos dedicadas a ellas, hablan de su experiencia en este sentido. Hoy le toca el turno a Neus Martínez, directora de Relaciones y Comunicación Corporativa en Nestlé. ¡No te la pierdas!

¿Cuáles han sido los principales escollos que ha tenido que superar para llegar hasta su actual puesto de trabajo?

Sinceramente nunca he tenido una especial barrera. Es cierto que la movilidad internacional, en el caso de las multinacionales, suele ser un valor en el cv y en mi caso por motivos familiares decliné salir de España cuando mis hijos eran pequeños, pero aun así fui la primera mujer en el Comité de Dirección de Nestlé España

Decir que a una mujer le cuesta más alcanzar un puesto de responsabilidad, ¿es hacer demagogia o es totalmente cierto?

Dependerá del sector y especialmente de la empresa. Yo no lo he vivido pero seguro que hay sectores muy masculinizados. Sorprendentemente las nuevas áreas tecnológicas son muy masculinas y sólo hay que darse una vuelta por el Mobile World Congress para ver que el % de mujeres es bajísimo. Este tipo de entornos crea un círculo invisible de relaciones que no ayudan a dar visibilidad a las mujeres con talento.

Como en todas las crisis, en esta de la COVID, ¿vuelven a ser las mujeres el sector más vulnerable?

Yo creo que en el caso de madres con niños pequeños seguramente su esfuerzo ha sido muy superior, pero no estoy segura de que se pueda generalizar. El rol de los hombres en casa está cambiando, pero mi apuesta es que, en general, las mujeres lo han tenido más difícil.

¿Ha notado algún tipo de discriminación salarial en los puestos en que ha desarrollado su labor profesional?

Yo personalmente no.

¿Romper el llamado techo de cristas es posible o solo es un acto reservado a unas pocas?

Creo que es un acto voluntario que exige sacrificios. Hoy la tecnología permite una mejor conciliación familiar, pero en determinados niveles de la organización pretender no renunciar a nada creo que es una quimera. Yo creo que el en el fondo las mujeres tenemos un esquema de valores diferente al de los hombres y eso nos hace tomar decisiones relacionadas sobre lo que nos hace felices.

En su caso particular, la famosa conciliación familiar, ¿ha sido posible a costa de qué?

Yo soy de una generación en la que no era posible llevarse el ordenador a casa y donde las reuniones eran 100% físicas, con todo lo que comporta de inversión de tiempo profesional y personal. La conciliación ha sido muy limitada y durante la semana no he podido dedicar mucho tiempo a mis hijos. Por el contrario, los fines de semana eran 100% de dedicación a ellos. Ahora esto está cambiando y me pregunto si a altos niveles las madres son capaces de desconectar del trabajo durante el fin de semana y si se lo pueden dedicar a sus hijos como yo pude.

- Contenido relacionado -
Artículo anterior‘La Escoba de Ockham’
Artículo siguienteLa escasa aceptación de los términos del SEO