Twitter es para… (inserte aquí su opinión)

Pedro Herrero

Hace unas semanas el humorista, mago, showman… Luis Piedrahita publicó un tuit en el que decía: “Instagram es para hablar de lo guay que es uno mismo y twiter es un sitio para hablar de lo mierdas que son los otros. Y así todo. “Me mandé el link a mi correo y después lo imprimí sólo para tenerlo en mente al escribir este artículo”.

Y es que creo que ese tuit es una gran verdad. Todos los que usamos Twitter de manera habitual hemos tenido momentos en los que hemos pensado en dejar la red social, ya que parece que cuando entras, sólo es para ver cómo otros se quejan sobre temas que no te interesan (o sí) y para protestar sobre lo que dicen otras personas que no te interesan (o sí). Por otro lado, en Instagram lo que más se ve son cosas preciosas visualmente o pies en la playa. Facebook sirve para ver qué hacen tus amigos/conocidos/familiares y escribir largos pensamientos filosóficos. Y Snapchat para hacerse selfies, usar los filtros, etc.

Por supuesto, esto es una simplificación de lo que suponen las redes sociales en nuestro día a día, pero puede servir como ejemplo del uso que se les da. Es decir, a nivel personal hacemos un uso determinado de cada medio. Pero, ¿podemos extrapolar el tuit de Luis Pie- drahita al uso de los medios sociales en la empresa?

Si lo hacemos, una empresa jamás debería tener una cuenta de Twitter, ya que todo el mundo se quejaría de la empresa en cuestión. Obviamente esto no es así, pero nos puede llevar a preguntarnos cuándo debe una empresa estar en una red social determinada. La respuesta simple es muy clara, una empresa debe tener perfil en una red cuando su público esté en ella… ¿y ya está? Por desgracia, no es tan fácil.

Pensemos en una empresa cuyo público es mayoritariamente joven (que no infantil). Lo primero que se nos ocurre es que debe estar presente en, por ejemplo, Instagram. De hecho, si miramos el perfil de Facebook, Instagram y Twitter los datos lo avalan (ver gráfica).

“Una empresa debe tener perfil en una red cuando su público esté en ella”

Pero vayamos un poco más allá… ¿y si esta empresa que se dedica a un público joven necesita escribir textos largos para sus contenidos en redes sociales?. Pues, en ese caso, hay que ir más allá de los números y saltar al plano cualitativo. Y es que Instagram es una gran red social, pero es muy visual. Si el mensaje tiene que ser en texto y no es adaptable a imagen o vídeo, hay que buscar otros medios más adecuados para lo que necesitamos.

Es más, aunque resulte que Instagram tiene un perfil más joven que Facebook, no debemos olvidar que ese “pequeño” 9,1% de usuarios de Facebook que tiene entre 18 y 24 años son dos millones de personas, casi las mismas que suponen el 19% de Instagram en esa misma franja de edad.

En definitiva, que nuestra empresa esté en una red u otra y el hacer un uso u otro de un medio, debe ser algo que se tiene que analizar desde todos los puntos de vista. Y quién sabe, lo mismo a nuestra empresa lo que le interesa es que la insulten en Twitter. 

Firmado: Pedro Herrero, Supervisor de Nuevas Tecnologías y Métricas de Equmedia