‘Damnatio memoriae’

Juan Manuel Beltran, Publisher Manager Spain de Massarius, nos trae en exclusiva un artículo de opinión en el cual analiza las enseñanzas que nos ha dejado el 2020 y todo lo que nos espera en el 2021. ¡No te lo pierdas!

“Los antiguos romanos tenían esta sentencia preparada para los enemigos del estado de los que se quería borrar toda memoria: se hacía desaparecer todo registro, mención, lápida o estatua del condenado eliminando toda huella, registro oficial o recuerdo de su paso por Roma

La versión actual y más castiza respecto al 2020 sería un rotundo “a la mierda de una vez” y encarar el 2021 con renovados ánimos y ganas de olvidar, pero quiero convertirme en defensor de lo mucho que este año nos ha enseñado, aunque por la vía más dura y sangrienta. Ahí, es cierto, se ha pasado varios pueblos, pero en muchos otros aspectos nos ha dado un buen empujón hacia el futuro.

Veamos algunas cosas buenas del finado y algunas otras para las que hay que prepararse y que traerá el recién nacido, pero me gustaría hacerlo estableciendo una relación directa entre las enseñanzas del 2020 y las perspectivas y trabajos necesarios en el 2021. Vamos a ver qué sale del intento de acercarse a los cuatro puntos más importantes (no hay mucho sitio para extenderse):


2020
1Mantenimiento de ingresos gracias a la publicidad programáticaMejora de la arquitectura y selección de las mejores plataformas, conexiones, configuraciones e implementaciones. Hay margen para hacerlo mejor. Ánimo
2Descubrimiento del teletrabajo. Hemos mejorado la autodisciplina, superado malos momentos y avanzado en el uso de herramientas de comunicaciónAumento del rendimiento y la efectividad. Hay que conseguir abordar y ejecutar correctamente proyectos complejos.  Asignatura pendiente junto con la conciliación familiar y el cambio de horarios.
3Incertidumbre sobre el futuro de las “cookies” y hay que recordar que gran parte de nuestro mercado se basa en ellasSe acerca un cambio de paradigma, así que hay que estudiar bien las posibilidades, ver posibles tendencias en los mercados y en el uso de las tecnologías que nos permitan conocer mejor a nuestros usuarios. Eso siempre ha sido un valor muy importante en los medios
4La tecnología nos ha salvado  ¿Os imagináis este encierro sin internet, telefonía móvil, videoconferencias etc?Invierte y mejora la tecnología de tu empresa al máximo y forma a tus equipos; dedica esfuerzo a la venta directa que puede ser gestionada de forma electrónica,apuesta por la transformación digital y la seguridad de la información y aprende de Netflix y compañía: los usuarios pagan por  buenos contenidos. Ese es un buen entorno para dedicar recursos financieros y que, además, fideliza a tu audiencia.

Si eso es más o menos cierto para las empresas, pensemos en lo que nos ha pasado a nosotros, repasemos esas horas de encierro y recordemos todo lo que nos hemos obligado a superar. Ahora, daros unas cuantas palmaditas en la espalda reconociendo que le hemos echado valor al asunto, pero que una vez alcanzado el nivel de supervivencia, sabemos que hay que el siguiente escalón está en la excelencia. Nuestras empresas, no todas, han sobrevivido en los límites del mínimo y nosotros también, pero el futuro exige ser excelentes, ser mejores, hacer el máximo en cualquier circunstancia, sea la que sea. 

En unos meses, el bicho asqueroso se habrá domesticado, pero quedará la posibilidad de seguir con el teletrabajo, pues bien, no perdamos la oportunidad que nos ofrece y que hace años no podíamos ni soñar. No dejemos que se escape ese tren que viene cargado de cosas buenas si las sabemos usar y aprovechar:

  • Conciliación familiar en contra del presencialismo en las oficinas
  • Reducción de los costes de desplazamiento, alquiler de oficinas, etc. 
  • Mejora en los índices de contaminación 
  • Reuniones más directas, eficaces y productivas 
  • Mejora de la productividad individual

Si la empresa lo hace bien en este campo, conseguirá una buena fidelización de los equipos en un entorno muy poco dado a la estabilidad de las plantillas. Con todo ello, podremos avanzar de la mera supervivencia a la excelencia y por fin, abordar proyectos complejos que todavía no se consiguen por falta de disciplina y conocimiento del medio. 

Si la empresa lo hace bien en este campo, conseguirá una buena fidelización de los equipos en un entorno muy poco dado a la estabilidad de las plantillas. Con todo ello, podremos avanzar de la mera supervivencia a la excelencia y por fin, abordar proyectos complejos que todavía no se consiguen por falta de disciplina y conocimiento del medio”.

- Contenido relacionado -