‘¿Cómo evitar que el metaverso sea la evolución hacia la involución?’

Andres Espadas, Channel Expertise Consultant en Havas Media Group, nos trae en exclusiva un interesante artículo de opinión sobre uno de los temas más de moda en la actualidad; el metaverso. ¡No te lo pierdas!

“Metaverso. Nos encontramos ante un concepto que parece algo que nos está contando nuestro cuñado en las cenas navideñas, y que no nos terminamos de creer que realmente exista. De hecho, por el momento, es más idílico que tangible. Se trata de una novedad que sabemos que nos llegará, pero que no podemos tangibilizar ahora mismo, por falta de recursos y capacidades. 

En la actualidad estamos viviendo un gran cambio de paradigma. Desde luego que la digitalización ha impulsado un cambio abismal a lo que se ha vivido hasta ahora. Dicho paradigma pone al usuario en el foco. La distancia física cada vez supone un problema menor para el consumidor de a pie, puesto que lo que realmente le interesa tener la posibilidad de hacer lo que le gusta cuando le apetece. Además, cada vez en mayor medida, nos encontramos con más asiduidad con el término usuarios. Mucho más que personas o clientes.

Las experiencias que vivimos en la pandemia fueron tan sólo el inicio de este cambio de mentalidad, a nivel de calle. Sin embargo, también nos encontramos con cambios en aspectos económicos o culturales (como en cualquier otra revolución que he mencionado antes, esto no es ninguna novedad). En cuanto a economía los bitcoins nos están permitiendo escalar la economía mucho más allá de las fronteras territoriales y trayéndonos una clara sensación de seguridad al pagar. Por otro lado, los NFT nos traen el concepto de fiabilidad sobre la procedencia de los artículos del mundo digital.

Paralelamente, el despliegue del 5G, aunque está siendo más lento de lo que nos gustaría, ya lo estamos viendo más tangible al comprar dispositivos telefónicos que están preparados para su uso. 

Como si de los ingredientes para una tarta de chocolate se tratase, estos tres elementos parecen los principales componentes con los que vamos a poder crear nuestra tarta del metaverso. Sin la suma de los tres, vemos dificultad en que ninguno de los actuales players que andan desarrollando su propio universo digital puedan llevar sus planteamientos a buen puerto.

Aunque metaverso ha sido un término que conocemos desde hace tiempo, sobre todo los conocedores de la película ‘Ready Player One’, realmente, hasta hace poco, ha sido Facebook… digo Meta, perdón, quien ha vuelto a traer este concepto a la mente de los que nos consideramos unos apasionados de la comunicación y desarrollo de nuevas vías de experiencias.

Pese a haber sido los responsables de resurgir este concepto, no son los únicos, cabe recordar. Desde Microsoft ya se han hecho test de este multiverso centrado en el ambiente de empresa, a través de su aplicación de mensajería ‘Teams’. Pero, por otro lado, podemos encontrar, inclusive, al gigante de la comunicación por emociones creando su propio metaverso de experiencias inmersivas. Así es, Disney no pretende dejar escapar esta oportunidad donde poder llevar al usuario a disfrutar experiencias a una galaxia muy muy lejana, sin levantarse del sofá.

El metaverso no va a ser algo que pertenezca a una compañía única. Sin embargo, lo que sí tenemos claro es que todas van a tener que aunarse para cubrir las necesidades del usuario, dándole toda la libertad y facilidad que dispone en la vida real (y si me apuras, incluso más al ser algo digital). Además, lo más importante, será tener que establecer de manera correcta los límites que tendrán que inculcarse en nuestras mentes a modo de evitar que lo digital se vuelva nuestra vida principal o, en resumidas cuentas, la ficción supere a la realidad.

Este nuevo universo digital que se nos está abriendo a un solo clic de distancia nos va a aportar muchísimas ventajas, pudiendo acceder a la propiedad de casas mucho más personalizables (haciendo referencia a los NFT) o haciendo amistades que no podríamos tener al separarnos miles de kilómetros de distancia. Sin embargo, el verdadero dilema surge aquí. ¿Estamos preparados para humanizar la tecnología o nos convertiremos nosotros en ceros y unos? Sólo el tiempo lo dirá, pero, espero que lo primero”.

- Contenido relacionado -