Casi 134 millones de euros se gastaron entre el Jueves Santo y el domingo posterior

Por segundo año, las vacaciones de Semana Santa han estado condicionadas por el COVID-19. En comparación con la Pascua anterior, cuando se tuvo que cumplir un confinamiento domiciliario y solo estaban abiertos los establecimientos de primera necesidad, en esta ocasión las medidas sanitarias han sido un poco menos restrictivas, dependiendo de la incidencia en cada región, lo que se ha reflejado en el consumo de los españoles. Por este motivo, Worldline, ha realizado un análisis comparativo de ambos períodos vacacionales. En concreto, se ha comparado los datos de pago obtenidos en los TPV de la compañía entre el Jueves Santo y el Domingo de Ramos de ambos años.

Aunque los cierres perimetrales no han permitido realizar grandes viajes, los desplazamientos por carretera han aumentado esta Semana Santa respecto a la anterior, puesto que las restricciones sí han permitido desplazamientos dentro de las comunidades autónomas y los españoles han utilizado sus vehículos durante esta época vacacional. El gasto en gasolineras es una de las cifras más significativas de este análisis, pues en comparación con la Semana Santa de 2020 se ha gastado un 481% más este año. Las operaciones con tarjeta también aumentaron un 386% respecto al miso periodo del año anterior.

Los españoles también han acudido más a su supermercado y han gastado más que el año anterior. Casi 134 millones de euros se gastaron entre el Jueves Santo y el domingo posterior, un 15,6% más que en 2020. Además, las operaciones con tarjeta también aumentaron un 26,4% más que el año anterior.

- Contenido relacionado -