“La legislación audiovisual se ha quedado obsoleta hoy en día”

La legislación audiovisual y publicitaria en España se ha quedado obsoleta y ya no responde a los hábitos de consumo audiovisual de la actualidad. Ésta es una de las principales conclusiones del nuevo estudio de Foro Regulación Inteligente, que ha analizado cómo ha evolucionado la forma de consumir contenido audiovisual en los últimos años.

Bajo el título “Medios, publicidad y regulación: hacia un paradigma del siglo XXI”, el nuevo trabajo de Foro Regulación Inteligente recomienda abrir un proceso de actualización, revisión y mejora del marco regulatorio de la publicidad en España, teniendo en cuenta los nuevos hábitos de consumo y la profunda crisis económica que ha provocado el COVID-19.

La legislación actual data de los años 80 y desde entonces no se ha abierto un proceso de revisión de la normativa en profundidad. Entretanto, los hábitos de consumo audiovisual han cambiado sustancialmente. Hemos pasado de la televisión pública que tenía el dominio del mercado a un consumidor de contenido audiovisual multi pantalla y la legislación no se ha actualizado atendiendo a esa realidad.

Tal y como se desprende del informe, si en la década de los años 80 veíamos que la televisión pública tenía un claro predominio en el mercado, hoy vemos que su cuota de audiencia es mucho menor y que la gran mayoría de la audiencia elige canales privados. De igual modo, la televisión de pago ha crecido con el paso del tiempo y ya llega a casi uno de cada tres ciudadanos. Por otra parte, el desarrollo de las plataformas OTT (servicio de libre transmisión) acumula un rápido crecimiento en los últimos años.

Respecto a las cifras de penetración del consumo de los distintos soportes, la televisión sigue reinando con el 85%, pero casi a la par de Internet que se mueve entre el 77,9% y el 82,1%, dependiendo del criterio de medición. En consecuencia, más que darse un efecto sustitución, se observa un fenómeno complementario entre una y otra fórmula. La radio alcanza un 57,5%, las revistas se mueven en un 29,7%, los diarios llegan al 22,8% y los suplementos se quedan en el 7,4%.

En cuanto a los minutos consumidos diariamente por los españoles en los diferentes medios de comunicación, vemos que su total asciende a 460,1 minutos. La televisión sigue en cabeza con claridad, alcanzando un total de 210,3 minutos que suponen el 46% del total. La cuota de internet es del 30%, con unos 139,8 minutos diarios. Le sigue la radio con el 22% de los minutos consumidos diariamente por los españoles, unos 98,8 minutos diarios.

El nuevo paradigma para el futuro

Para que el nuevo marco regulatorio sea efectivo, es necesario abandonar el paradigma de los años 80 y perseguir un proceso de reforma regulatoria que derive en una legalidad que obedezca a la realidad mediática actual y a los hábitos de consumo actuales. Asimismo, el informe concluye que lo que se necesita es una regulación más flexible y menos intervencionista, que permita un mayor grado de autorregulación, así como presión normativa más acotada y menos intervencionista. No se trata entonces, de adoptar simplemente las nuevas reglas que marca Bruselas con esta Directiva, sino de ampliar la conversación desde ahora y realizar una transformación más a consciencia y generalizada del marco regulatorio de la publicidad, en línea con lo que ya ha expresado la CNMC, sobre el hecho que los requisitos normativos de la legislación vigente “han quedado obsoletos” y “están llamados a una próxima revisión en el marco de la transposición de la nueva Directiva europea”.