El marketing y la comunicación son capaces de conseguir retos inimaginables en situaciones límite

Marc Bataller, director de Comunicación del Departamento de la Presidencia

Ayer por la tarde tuvo lugar la última sesión de El Mirador Indiscreto de la temporada que puso el foco en la ciudadanía y en su propia transformación digital durante este último año y medio de pandemia, una transformación que ha repercutido en la relación, entre otros, con el Sistema Català de Salut.

El debate, que llevaba por título “La transformación de los ciudadanos en tiempos de pandemia” fue moderado por Enric Jové, CEO de McCann Worldgroup Barcelona y Chief Innovation Officer de McCann Worldgroup España y contó con la participación de Rosa Romà, directora de Ciudadanía, Innovación y Usuario del Servei Català de la Salut; Marc Bataller, director de Comunicación del Departamento de la PresidenciaJesús Llamazares, Chief Executive Officer de BeRepublic y Ana Macpherson periodista de La Vanguardia especializada en temas de salud.

Rosa Romà destacó que uno de los objetivos que se planteaban desde el Departamento de Salud era poner el paciente en el centro y lo que ha hecho la pandemia es acelerar este proceso. “El ciudadano ha demostrado que está presente, que quiere estar informado y que quiere tener un papel activo”. Romà explicó también que se tuvo la necesidad de llegar a 7,5 millones de personas con lo cual se definieron unos ámbitos de actuación centrados en, por un lado, generar información inmediata difundida a través de las redes sociales y con la relación con los medios de comunicación, por otro lado, evitar las fake news y, finalmente, acompañar el ciudadano en los diferentes momentos emocionales. Por último, concluyó que “cuando hay un reto claro, somos capaces de encontrar soluciones más allá de lo que creemos imaginable”.

Por su parte Jesús Llamazares destacó que “la pandemia ha transformado muchas situaciones en el ámbito de la salud, pero también en otros ámbitos y comportamientos, como el teletrabajo o la compra online”. Para Llamazares, las empresas e instituciones reaccionaron rápidamente y la ciudadanía respondió bien. Destacó también que había empresas que estaban más preparadas para la digitalización porque tenían un plan más maduro antes de la Covid. Concluye que “hemos sido capaces de hacer las cosas rápido y reinventarnos”.

En el turno de Marc Bataller, desde el punto de vista de la Administración tenían que informar a la ciudadanía y lo hacían a través de las ruedas de prensa. Conscientes que había un gran volumen de información que llegaba al ciudadano desde diferentes fuentes, tenían el objetivo de dar información veraz con la finalidad de transmitir certeza y generar tranquilidad. En cualquier caso, “la misma información que se daba generaba más demanda de información”, afirma. Para Bataller, la pandemia trajo momentos duros pero enriquecedores desde un punto de vista profesional. Para él, ha sido la pandemia de la solidaridad, en la que “tus acciones pueden perjudicar o beneficiar a los demás”.

Finalmente, Ana Macpherson dio su visión como periodista especializada en temas de salud. Se encontraron con que tenían que hacer el mismo trabajo, pero desde casa, como pasó en la mayoría de las empresas. En este sentido, en La Vanguardia no hubo una reorganización interna, pero sí que se encontraron que la sección cogió relevancia. El mundo se paró, solo existía Covid y se tenía que hacer una portada diaria que giraba alrededor de un único tema. Para Macpherson el momento más complicado fue cuando se produjeron los brotes de julio, que “nos cogieron desarmados de fuentes para saber qué ocurría y cómo entenderlo. Nos puso sobre aviso que podíamos tener sorpresas durante la pandemia”.

- Contenido relacionado -