¡Al rescate de los famosos jinetes de Nitrato de Chile!

Como el toro de Osborne, la botella de Tío Pepe o Bibendum (más conocido como ‘el muñeco de Michelin’), la silueta negra de un jinete que atraviesa a caballo la vegetación fue uno de los reclamos publicitarios más reconocibles en la España del siglo XX. Esta figura sobre fondo amarillo protagonizó la cartelería de Nitrato de Chile, creada a finales de la década de los veinte y que proliferó hasta convertirse en uno de los iconos de la sociedad rural y el campo españoles.

La imagen, plasmada en azulejos, se situaba en puntos estratégicamente visibles, como los accesos a los pueblos, iglesias, plazas o almacenes. Aunque muchos de estos murales consiguieron aguantar en sus emplazamientos originales aun décadas después de que el producto que anunciaban fuese reemplazado por otro nitrato, esta vez artificial y procedente de Noruega, la mayoría de ellos ha acabado por desaparecer, víctima de reformas y derribos de inmuebles.

Por eso, el pasado 19 de septiembre la asociación Adenex envió un escrito a la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes solicitando la protección para los murales publicitarios que quedan de este abono agrícola. La petición la acompañó de un inventario con los que sobreviven en Extremadura, apenas ya una veintena. Son una decena menos de los que había hace solo una década, calcula Antonio Díaz, coordinador del Grupo de Trabajo de Patrimonio Histórico de Adenex. «Bastantes de los que teníamos controlados hemos ido viendo cómo se perdían», lamenta. 

En localidades como Cabeza del Buey, Medellín, Miajadas, Monesterio (dos), Pozuelo de Zarzón o Jerez de los Caballeros ha ido dejando de leerse en los últimos años la exhortación «Abonad con» que precedía al nombre comercial del producto. «La mayoría de ellos» simplemente «se habrán quitado y tirado» cuando ha habido que reformar un inmueble, apunta Díaz, si bien tampoco descarta que alguno haya podido acabar en manos de un coleccionista.

- Contenido relacionado -