‘Hablemos de Publicidad’

La Publicidad lanza en septiembre el “Especial Agencias 2019”, donde diferentes profesionales del sector ofrecen su particular punto de vista sobre el panorama actual de las agencias. Descubre el artículo de opinión de José Carlos Gutiérrez, Managing Partner en Alma Mediaplus.

En tiempos de diversidad, de visibilidad de la diferencia, de elogio de lo distinto, existe una contracorriente que aboga por la ocultación y el camuflaje de la Publicidad (como término/ concepto). Una corriente que parece avergonzarse de una función, tarea y disciplina que ha contribuido, contribuye y contribuirá de manera notable al desarrollo de las economías libres de mercado.

Si la publicidad no es vergonzante ¿por qué tratar de ocultar su verdadero nombre? Sólo algunas instituciones como la Academia, o la FEDE, que tengo el honor de presidir, enarbolamos la bandera de la publicidad como algo de lo que sentirnos orgullosos. Y qué decir de este medio, con una cabecera tan rotundamente reivindicativa.

Debemos preguntarnos si ese afán de “ocultación” no responde más a un deseo de desviar la atención de lo realmente importante. Porque lo que de verdad importa en la publicidad, es su capacidad de persuasión, de enamoramiento, su eficacia, algo enormemente difícil y que además de talento creativo exige una capacidad de síntesis y precisión conceptual que no es fácil desarrollar.

“la publicidad es una ciencia social que hace uso de las ciencias exactas para mejorar su función”

Cuando hablamos de “comunicación” diluimos lo que la publicidad es, cuando hablamos de “branded content”, hablamos de otra cosa. Hablar de publicidad y hacerla, sin tapujos, a las claras, fuera de armarios y falsos velos, nos da la autoridad que tiene nuestro papel en la economía moderna. El complejo, que a alguno les invade, perjudica notablemente el respeto hacia una labor importantísima en el terreno de las ciencias sociales, y le resta valor.

En este tiempo de avances tecnológicos y explosión de datos, no podemos olvidarnos de que la publicidad no es una ciencia exacta ni debemos intentar equipararla, es una ciencia social que hace uso de las ciencias exactas para mejorar su función.

No olvidemos que el alma de una buena publicidad es la estrategia y el concepto que emana de ella, la implementación es importante y necesaria, pero sin lo anterior, no hay publicidad.

Sintamos y manifestemos el orgullo de ser publicitarios porque la publicidad existe.