Fallece Carl Hahn, miembro emblemático en Volkswagen 

Volkswaggen

El Prof. Dr. Carl Horst Hahn falleció el pasado día 14 en la ciudad de Wolfsburgo a los 96 años de edad. Como presidente del Consejo de Administración de Volkswagen AG y miembro del Consejo de Supervisión de numerosas empresas nacionales e internacionales, Carl Hahn ha sido uno de los empresarios europeos más importantes. Tuvo un impacto trascendental en el Grupo Volkswagen y sus proveedores, pero también asumió responsabilidades a largo plazo en las comunidades en las que vivió.

Oliver Blume, presidente del Consejo de Administración de Volkswagen, ha rendido un sentido homenaje a Carl Hahn: “Carl Hahn fue un gran visionario con una gran personalidad. Durante cuatro décadas marcó el rumbo en Volkswagen y sentó las bases para el éxito actual de la compañía. Convirtió el VW Beetle en un icono en los Estados Unidos. Como responsable de ventas en el Consejo de Administración, jugó un papel decisivo en la fundación de la marca premium Audi. Y está considerado como uno de los padres de la ‘Generación Golf’. Como Presidente del Consejo de Administración, convirtió a Volkswagen en un grupo multimarca internacional y, sobre todo, demostró una acertada visión estratégica con su participación en China. Después de la reunificación de Alemania, Baja Sajonia se convirtió en un lugar de vanguardia bajo su liderazgo. Volkswagen AG y Wolfsburgo tienen una gran deuda de gratitud con Carl Hahn y ahora muestran su pesar a sus allegados. Carl Hahn fue, es y seguirá siendo una parte integral de la familia Volkswagen”.

Carl Horst Hahn nació el 1 de julio de 1926 en Chemnitz (Alemania), en el seno de una familia industrial católica. Su padre jugó un papel decisivo para que DKW se convirtiese en la fábrica de motocicletas más grande del mundo y fue uno de los cofundadores de Auto Union en 1932.

Hahn sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial como soldado raso y tras la guerra estudió Económicas en Alemania, Suiza e Inglaterra, así como Ciencias Políticas en Francia. En 1952 obtuvo el doctorado en Berna.

A finales de 1954, a los 28 años de edad, Carl Hahn llegó a lo que entonces era Volkswagenwerk GmbH y se convirtió en asistente del director general, Heinrich Nordhoff. En 1959, Hahn fue enviado a los Estados Unidos para poner en marcha Volkswagen of America. Allí creó una organización ejemplar y un concepto de marketing revolucionario para la época, con los que logró aumentar las ventas del VW Beetle en el mercado estadounidense hasta superar las 650.000 unidades.

El éxito en Estados Unidos llevó a Hahn en 1964, con 38 años de edad, a la Junta Directiva de Volkswagen en Wolfsburgo, donde se hizo responsable de las ventas globales. Ese mismo año, Volkswagen adquirió Auto Union -que pertenecía a Daimler-Benz- y Hahn impulsó una nueva estrategia de dos marcas. De esta forma, en 1967, DKW Auto Union se convertiría en la marca Audi, con su propia gama de productos y una organización de ventas independiente.

La trayectoria profesional de Hahn lo llevó a Continental AG en 1972 como consejero delegado, antes de regresar a Wolfsburgo en 1982 para asumir el cargo de presidente del Consejo de Administración de Volkswagen AG. Con sus decisiones estratégicas y su visión e intuición empresarial, Hahn marcó desde Wolfsburgo el camino para que Volkswagen se convirtiera en un actor global.

Poco después de asumir el cargo, Volkswagen entró en una cooperación exclusiva con el fabricante español SEAT. El traslado de la fabricación del Polo y el Passat a España hizo posible aumentar la producción del Golf en Wolfsburgo y allanó el camino para que el Grupo Volkswagen recuperara la rentabilidad y su posición de liderazgo en Europa. Con la compra de SEAT por Volkswagen, en 1986, el Grupo adquirió una nueva marca rentable. Solo unos años más tarde, Hahn consiguió incorporar al Grupo la marca checa Škoda para liderar, junto a Volkswagen, los mercados de Europa Central tras la caída del comunismo.

Durante su etapa en Volkswagen, el europeísta Hahn persiguió una estrategia constante de globalización. El mercado chino, que tuvo desde el principio en su punto de mira por su potencial, jugó un papel clave. Hahn reconoció el potencial de China antes que todos sus competidores, y en 1983 Volkswagen inició un montaje de prueba del Santana en Shanghai. Sólo un año después, Volkswagen firmó una joint venture con el gobierno chino y se puso la primera piedra de una fábrica de automóviles en Shanghai. En 1991 se creó una segunda empresa conjunta con FAW en Changchun, que posicionó a Audi en el mercado premium.

Baja Sajonia siempre tuvo un lugar especial en el corazón de Hahn, nacido en Chemnitz. Desde niño, Carl Hahn conoció la tradición automovilística de la región y siempre creyó en las oportunidades que ofrecía. Tras la caída del Muro, fue uno de los primeros en invertir en la zona, llevando Volkswagen a la ciudad sajona de Zwickau. En la actualidad, la planta de Zwickau se ha convertido en una ubicación emblemática para Volkswagen en la transición a la movilidad eléctrica, y es toda una referencia industrial como la fábrica de automóviles eléctricos más potente de Europa.

Carl Hahn influyó en la estrategia de Volkswagen durante cuatro décadas. A finales de 1992, cedió su cargo como presidente del Consejo de Administración al consejero delegado de Audi, Ferdinand Piëch, y pasó a formar parte del Consejo de Supervisión de la empresa, del que fue miembro hasta junio de 1997. Tras su jubilación, el cosmopolita Hahn permaneció activo y, entre otras actividades, ostentó la presidencia honorífica de los Consejos de Supervisión de Audi, Seat y Skoda.

Al margen de los éxitos empresariales, su compromiso cultural y social fue enorme. El Museo de Arte de Wolfsburgo y su financiación privada fueron iniciativa de Hahn. Fue miembro del Patronato y del Consejo de Administración de la Fundación Antonius-Holling, de la Fundación del Monasterio de Ilsenburg, de la Fundación de la Clínica Mayo en Alemania y del Patronato de la Fundación Volksbank BraWo. En 2006 creó la Fundación Carl y Marisa Hahn junto a su esposa, fallecida en 2013. Además de apoyar a los necesitados, esta institución se dedica a la educación infantil, un tema al que Hahn siempre concedió una importancia vital en Alemania.

Carl Hahn era profesor honorífico en la Westsächsische Hochschule Zwickau y en la Universidad Estatal de Ingeniería Civil, Transporte y Arquitectura (Facultad de Ingeniería de Software) de Bishkek, así como miembro de la junta del Instituto Lauder de la Escuela Wharton de la University of Pennsylvania, en EE.UU; del Consejo Asesor internacional del Instituto Salk de California, en ese mismo país; y del Instituto de Empresa de Madrid. Desde 2014, la Escuela profesional de negocios, administración y salud en Wolfsburgo lleva su nombre. También lleva su nombre el Colegio Internacional de Sajonia Carl Hahn, al que pertenecen 17 centros gratuitos con alrededor de 2.500 alumnos.

- Contenido relacionado -