El promedio de ahorro para las marcas que utilizan Total Visibility es de entre un 10%-15%

En el proceso de compra programática, se calcula, según el estudio Programmatic Supply Chain Transparency Study de ISBA, realizado en colaboración con PWC, que los soportes reciben de media el 51% de la inversión que las marcas realizan en publicidad digital. Sin embargo, a pesar de los enormes esfuerzos de transparencia del sector, se ha descubierto que un 15% de la inversión no se sabe a quién se le atribuye. Bajo esta premisa, IAS ha firmado un acuerdo con Amino Payments para eliminar esa opacidad y garantizar la transparencia total en todo el proceso de compra programática. 

Total Visibility es el nombre que ha recibido esta herramienta, que permite a los anunciantes conocer el coste real de las impresiones en cada soporte, así como contar con información financiera sobre estas y los soportes para una optimización de las campañas en tiempo real. Junto a todo lo anterior, Total Visibility posibilita además a las marcas saber el presupuesto desperdiciado en medios. El conjunto de toda esta información facilita a los anunciantes el control de sus inversiones, optimizarlas y ser capaces de orientar adecuadamente sus desembolsos en publicidad digital hacia soportes de calidad y lo más rentable posible. Así, se estima que el promedio de ahorro para las marcas que utilizan esta tecnología es de entre un 10%-15% del gasto en programática ya que redirigen las inversiones a los soportes más adecuados.

La alianza IAS-Amino Payments llega en un momento en el que, más que nunca, las marcas buscan la manera de asegurar sus inversiones en digital y que tengan el mayor rendimiento posible. Y que al mismo tiempo tengan lugar en un inventario optimizado, que garantice la seguridad de marca, la visibilidad de las impresiones y que esté libre de fraude digital.

“Por primera vez”, señala Carter Nicholas, director general de IAS para España y Portugal, “las marcas tienen información en tiempo real de las inversiones que realizan en digital y eso garantiza la transparencia en todo el proceso de compra programática. Una transparencia que permitirá a los anunciantes contar con información precisa sobre la verificación de sus campañas, cuantificar el valor de cada euro que invierten en cada soporte y optimizar el rendimiento y el alcance de sus campañas”. 

Artículo anteriorProlonga el plazo la DGT para participar en su concurso creativo
Artículo siguienteCondé Nast Traveler reflexiona sobre el futuro inmediato de una industria en un contexto nuevo