¿Y mientras esperamos para salir, qué está pasando fuera?

Aguas turquesas. Colores vivos, más vivos que nunca. Aire limpio… eso pasa fuera de nuestros hogares mientras estamos confinados. La naturaleza se engalana para recibirnos con sus mejores galas. Las imágenes y datos de los últimos días reflejan que las ciudades y la naturaleza está respirando, cogiendo aire para nuestra vuelta y que disfrutemos de ella. Desde RK People, filial de RK People Group, analizan los cambios que están produciéndose en la naturaleza mientras la humanidad permanece en sus casa.

Ahora que parece que vivimos en el Día de la Marmota. Que cada mañana se parece más y más a la anterior. Que ves esos rallos de luz a través de tu ventana, encerrado en un piso y, en los mejores de los casos, en un adosado que te permite salir y respirar aire. Un aire que, probablemente, sea el más limpio de los últimos tiempos. Ahora que parece que la vida se nos ha paralizado parece que la vida terrestre vive más que nunca. Y es que hoy hablaremos de eso, de la paradoja que es que llevemos solo unas pocas semanas confinados en nuestras casas y que haya servido para que el hogar de toda la humanidad esté respirando, floreciendo y viviendo

La primavera era, bueno y sigue siendo, una de las épocas más bonitas. Nuestras calles se llenaban de un abanico de colores entre verdes, rosas, rojos, amarillos, fucsias… azules… o celestes, como el cielo de Madrid estos días, porque nunca se había visto su firmamento tan limpio en los últimos años. Madrileños ¿habéis podido ver alguna de las estrellas que iluminan las noches estos días? La capital respira y así lo reflejan los datos del consistorio que reflejan una reducción de entorno a un 35% de aire contaminado

No podremos pisar los parques o salir a pasear pero cuando podamos, disfrutaremos de una naturaleza viva, a la que hemos dejado respirar unos pocos días y que nos lo devuelve todo mejor de lo que lo dejamos nosotros. Por que así es el medio ambiente de agradecido que cuando volvamos a disfrutarlo nos brindará lo mejor de sí mismo. Atrás quedaron los días de sol entristecidos por una capa gris de contaminación. 

Los canales de Venecia recibirán a los italianos reflejando el turquesa de un cielo limpio. Roma se ha silenciado de contaminación acústica y los chinos respiran el mejor aire de los últimos tiempos. Medio mundo se habrá parado pero vive más y mejor que nunca. Ante esto cabe preguntarnos ¿tanto tiempo preocupados por el cambio climático y somos nosotros, los humanos, los que paramos unos meses nuestra actividad diaria y se recupera de esta manera?