Wunderman Thompson presenta su informe estratégico para entender la nueva realidad en el mercado español

Dicen que el mundo ha cambiado más estos últimos 20 días que en los últimos 20 años. Incluso se empieza a hablar ya de la Generación C, una generación formada por todos los que hemos vivido las consecuencias de la COVID-19. En la tercera semana de confinamiento y atendiendo a esta realidad tan cambiante, el Departamento de Estrategia y Analítica de +Wunderman Thompson ha preparado un informe sociológico, psicológico y contextual como herramienta clave para interpretar mejor esta nueva realidad.

Las mayores preocupaciones son economía, empleo y salud: 7 de cada 10 piensa que el impacto en la economía de esta crisis sera negativo y duradero; la mitad teme perder el empleo; y la preocupación de los Españoles ante la posibilidad de que uno mismo o un familiar cercano resulte contagiado ya alcanza un nivel de 8,9/10. Aun así, existe un ambiente de “calma relativa”: el 60% está poco o nada nervioso; el 37% está atento a las noticias, hay una necesidad de información constante; y un 60% de la población cree que se dará paso a una población más solidaria frente a un 54% que cree que será más temerosa.

La economía mundial está ‘on hold’. Según la OCDE, el impacto de la enfermedad podría reducir a la mitad el crecimiento de la economía mundial en 2020 y situarlo en el 1,5%. Una ardua batalla que pilla al mundo con las defensas bajas. La lista de las 10 naciones más golpeadas por el virus es casi idéntica a la de los 10 países más grandes del mundo por PIB, dejando claro que tiene potencial para hacer descarrilar la economía mundial. Descontada la recesión, cuanto más tiempo dure el estado de excepción, mayor será su virulencia.

El Banco de España prevé un impacto sin precedentes. Cada mes de confinamiento tendrá tal impacto económico que restará hasta dos puntos porcentuales al crecimiento económico. De modo que “si el cierre se prolonga durante tres meses, el crecimiento anual del PIB podría estar entre cuatro y seis puntos porcentuales”.

Más allá del estallido de propuestas culturales de la primera semana, con ánimo de simplemente ayudar a pasar las horas; surge una demanda por la cultura, como vía de escape psicológica contra el aislamiento. La música activa partes cognitivas del cerebro que nos ayudan a sentirnos cerca de los demás, como parte de una sociedad. Sus funciones terapéuticas se han utilizado durante años; no es casualidad que todos recurramos a ella para sentirnos bien. El efecto Coronavirus potencia los proyectos culturales que nacieron digitales, y muestra la importancia de las artes para paliar los efectos del confinamiento. “Este podría ser un momento para reflexionar sobre Internet no solo como una tecnología de comunicación sino además como un medio que permite al arte cumplir con su función social, política y estética”, Enrique Salmoiraghi, director de Espacio Byte.

La naturaleza, la única agradecida. La contaminación baja un 75% en Barcelona y un 57% en Madrid, mientras se prevé un bajón en todo el mundo de las emisiones de gases invernadero vinculadas al uso de la energía. Además, se observa que los animales vuelven a las ciudades.

Se agudizan las desigualdades sociales. En España, una de cada cuatro personas está en riesgo de pobreza y exclusión y, en el caso de la población infantil alcanza casi al 30% de los menores. La epidemia está profundizando las diferencias sociales y algunos investigadores ya advierten que el golpe más fuerte recaerá sobre los más vulnerables, no solo por los efectos económicos, sino también porque están más expuestos a contagiarse.

La educación en cuarentena sin igualdad de oportunidades. La brecha digital hace que, en tiempos de confinamiento, quienes tienen más recursos tengan mejor acceso a la educación. Según el informe de UNICEF, The State of the World’s Children: Children in a Digital World, estas diferencias “amplifican las oportunidades de los niños de entornos más favorecidos mientras reduce las de los más desfavorecidos”.

La desigualdad de género: mayor vulnerabilidad en las mujeres. Aunque la enfermedad Covid-19 parece matar más a los hombres, ellas están en primera línea en esta pandemia. Representan el 70% de los trabajadores del sector médico, son también las primeras responsables de los cuidados de los niños y los ancianos, y su debilidad económica se acentúa con la crisis financiera causada por la enfermedad. Ademas, hay un aumento de la precariedad laboral y la violencia machista.

Después del aprovisionamiento de artículos básicos en los momentos iniciales tras las primeras noticias de la llegada del coronavirus a España, el consumo empieza a trasladarse a categorías de productos de indulgencia, como los chocolates, cerveza o aceitunas. Hay tres nuevos comportamientos en los hábitos de compra: una compra más responsable, compra online organizada y compra sin selección de marcas. Ademas, el boom del ecommerce: +55% desde el confinamiento.

La incertidumbre, el miedo y el confinamiento hacen que pasemos por una variedad de emociones cambiantes día a día: desde el miedo, el enfado, el luto, la resignación, hasta la esperanza y optimismo. Desde la colaboración y la aceptación, hasta la defensa, la lucha o el liderazgo de movimientos. Pasamos por todas las fases emocionales, incluso en el mismo día. Hay miedo, hay tristeza, hay impotencia. Pero en España lo que más hacemos es apoyarnos, lanzando mensajes positivos, animándonos y motivándonos unos a otros.

Cómo reaccionan las marcas: 4 maneras de actuar.

  • LEVÁNTATE Y LUCHA: Marcas que están actuando para luchar contra la enfermedad
  • RELAX ENTERTAINMENT: Marcas que ayudan a minimizar el impacto del virus en la vida cotidiana
  • ESTOY CONTIGO: Ofrecen gestos significativos para demostrar que entienden la nueva situación
  • PURPOSE DRIVEN: Marcas que muestran apoyo en los nuevos tiempos desde su propósito y valores de marca.