Women’secret nos muestra que cada cicatriz es un camino

En 2013, Women’secret comenzó a crear una colección de sujetadores y baño adaptada a las necesidades de las mujeres que habían pasado por una mastectomía. Y en 2017, puso en marcha el proyecto “Cosas que sí importan”, por el que se comprometía a destinar los beneficios de esa colección a diferentes programas de la Fundación Dexeus Mujer.

Este año, la marca va a destinar de nuevo una parte de esos beneficios a un programa de apoyo psicológico, y quería afianzar su compromiso dando voz a todas esas chicas y mujeres que han sufrido las consecuencias del cáncer de mama, que ven muchas veces como la publicidad desvirtúa la realidad de sus casos, convirtiéndolas en heroínas o dando mensajes falsamente positivos. Se trataba de mostrar cómo se sienten, sin tratar de demostrar nada que no sea verdad.

El nuevo trabajo de Pingüino Torreblanca para Women’secret retrata ese largo proceso, con altos, bajos, idas y venidas, que deben atravesar todas las mujeres que sufren cáncer de mama: cada cicatriz es un camino.

- Contenido relacionado -