‘Valores que nos dejó diciembre’

Llega la primera parte de una nueva entrega de la sección “Salomón”, en este caso referente al primer número impreso de La Publicidad en 2020. No te pierdas su mirada crítica sobre algunos de los spots de actualidad.

La palabra compromiso se está hiper utilizando y, como consecuencia, perdiendo el valor de lo que expresa. Y es que, los valores de los que presumen algunas marcas no siempre se corresponden con sus actos o su comunicación. Reciente está el caso de Endesa y su patrocinio de la Cumbre del Clima, que se celebró en la capital española, y el Madrid Green, que se terminó por convertir en grey. Porque a los consumidores ya no se les puede engañar, las marcas deben de tener cuidado cuando se apuntan a ciertos valores y hacen una comunicación que no corresponde con esa realidad. Coincidiendo con este evento, o de lo que quede, muchas marcas diseñaron acciones específicamente comprometidas con la causa, sobre todo las energéticas, y no dejaron de ser contestadas en las redes sociales y en la calle. De aquí se concluye que lo que la publicidad y la comunicación comercial cuenta debe de ser consecuente con los valores de la marca y no producto de una moda o tendencia por mucha tentación que tengamos para aprovechar el momento.

Correos, sin embargo, si ha conseguido actualizar y revitalizar su imagen, sumándose a dar soluciones a un problema como es el de la desertización de la España Rural. Simplemente contando el compromiso que mantiene con esa España vaciada, algo de lo que todos somos testigos cuando viajamos y comprobamos cómo el comercio o los bancos los han abandonado y el único servicio que permanece es el de Correos. Los habitantes de los pequeños pueblos, con sus trabajos y productos, que forman la España rural, protagonizan esta campaña para su producto Correos Market y aprovechan para rendir un homenaje a las personas que han decidido quedarse reivindicando su trabajo y forma de vida con sus pros y sus contras sin idealizar su dura actividad. El spot nos deja, además, una gran realización y fotografía que cuida todos los detalles como puede ser la música, para la que rescatan originales y primitivos instrumentos. Por poner un pero, es una lástima que en algunas televisiones se pierda algo de efectividad y no se aprecie la excelente calidad de la pieza pues es una campaña que merece un aplauso.

También ha vuelto “el calvo por Navidad”. Está claro que después de dejar de trabajar para Loterías y Apuestas del Estado y quedarse en el paro, muchas compañías quisieron que trabajara para sus marcas aunque también es cierto que, durante años, la agencia que creó el personaje lo tuvo blindado. Pero aquí está de nuevo en un divertido spot que rinde homenaje a su antiguo trabajo y en el que se ríen de sí mismos recuperándole con “el bigote” que diferencia a los langostinos Pescanova de los otros sin marca que, por cierto, que yo también los veo con bigote. El resultado deja una notoria y divertida forma de vender langostinos en estas entrañables fiestas.

Campofrío es otro clásico en estas fechas. En esta ocasión nos vuelve a da una bofetada de realidad atacando de forma humorística a las fábricas de noticias falsas. Una vez más nos hacen reflexionar sobre un asunto de actualidad, en este caso la facilidad que tenemos para difundir rápidamente los contenidos que recibimos a través de redes sociales siempre que reafirmen nuestra opinión sin comprobar la veracidad. Como siempre Campofrío cuenta con caras conocidas y grandes actores que interpretan su papel y se nota la dirección de un profesional como Daniel Sanchez Arévalo. Por mi parte, agradecer a marcas como Campofrío que ayude a trasmitir valores a nuestra sociedad con un gran spot.

La otra marca de esta empresa de alimentación, Navidul, después de años de sequía ha vuelto con nuevo spot. También se adueña del humor para expresar el placer de lo sencillo: más tiempo en la mesa y menos en la cocina con la moda estúpida de emular a los master chef con complicadas recetas que no llegan a buen término, y solucionarlo con un sencillo, y por eso no menos sabroso, plato de jamón.