UPEV busca concienciar a la población sobre las muertes por el tabaquismo

UPEV, la Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo, acaba de iniciar su nueva campaña ‘Por un millón de exfumadores’, con el objetivo de hacer crecer el número de exfumadores y reducir las muertes que se producen cada año en España a causa del tabaco. Esta iniciativa se pone en marcha en el marco del Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra el próximo lunes 31 de mayo.

A día de hoy, se estima que en España existen alrededor de 12 millones de fumadores. Por este motivo, nace la campaña ‘Por un millón de exfumadores’, con el objetivo de informar, a través de estudios recientes y evidencias científicas, sobre la realidad acerca de los productos de vapeo como herramienta para dejar de fumar y para hacer frente a la desinformación creciente sobre el vapeo. UPEV pretende con esta iniciativa poder lograr que 1 millón de fumadores dejen de fumar, lo que podría suponer salvar la vida de cerca de medio millón de personas, ya que, según el Ministerio de Sanidad, uno de cada dos fumadores desarrolla enfermedades mortales por fumar.

1 de cada 2 fumadores muere de forma prematura por enfermedades asociadas al tabaquismo. Si somos capaces de lograr que 1 millón de personas dejen de fumar, estaremos salvando alrededor de 500.000 vidas. Tenemos 12 millones de fumadores, es momento de actuar”, ha señalado Arturo Ribes, Presidente de UPEV. “El vapeo es un factor clave para conseguir abandonar el tabaco, pero, en España, cada vez más fumadores tienen la idea errónea de que vapear es tan o más dañino que seguir fumando”, ha indicado el portavoz. 

Los vapeadores tienen un enorme potencial para ayudar a los fumadores adultos a abandonar el hábito del tabaco. De hecho, el 93% de los usuarios de vapeadores españoles son ex fumadores, según un reciente estudio de Sigma Dos para UPEV. Para Ribes: “No son números, son vidas las que se pueden salvar ofreciendo opciones menos perjudiciales a los fumadores adultos que buscan dejar de fumar”.

Campañas contra el vapeo

El Gobierno de España, a través del Ministerio de Sanidad y otros organismos públicos, ha realizado una inversión de cerca de 10 millones de euros en los últimos 2 años en campañas publicitarias y de comunicación con el objetivo de equiparar el tabaco con el vapeo, señalando a los cigarrillos electrónicos como una puerta de entrada al tabaquismo. Una posición que difiere de la de otros países de nuestro entorno, como Reino Unido, país en el que se llevan a cabo iniciativas para promover el uso del cigarrillo electrónico como herramienta de reducción de daños para fumadores adultos que quieren abandonar el tabaco. Además, Public Health England ha señalado que los vaporizadores personales son hasta un 95% menos perjudiciales que el tabaco.

- Contenido relacionado -