Un 20% de los compradores online españoles demanda que el eCommerce sea respetuoso con el medio ambiente

Según el E-shopper Barometer de SEUR, un informe que analiza las tendencias y los perfiles de los compradores online en Europa, el 20% de los e-compradores en España son eco-selectivos, es decir, una tipología de consumidor que se preocupa por el medio ambiente y el impacto del comercio electrónico en la sociedad, más aún en un entorno en el que el cambio climático y el cuidado medio ambiental empiezan a cobrar fuerza.

Uno de los puntos clave que recoge el informe, es que el 88% de los eco-selectivos exige que las marcas y las empresas sean responsables medioambientalmente. Y trasladan su conciencia ecológica a la hora de adquirir productos. En este sentido, según se desprende del informe, el 62% se cerciora de comprar productos ecológicos, el 59% afirma que para ellos es importante buscar y comprar online productos y servicios que les ayuden a llevar un estilo de vida saludable, y el 51% dice estar dispuesto a pagar más si esos productos o servicios son respetuosos con el medio ambiente. Los productos que más compran son moda (aunque con menor frecuencia que la media), libros, tecnología y electrónica.

En cuanto al proceso de entrega, el 90% lo considera fácil y cómodo, por lo que están más satisfechos que otro tipo de consumidores. Sobre la frecuencia de compra, los eco-selectivos se posicionan como compradores más ocasionales, debido a que están preocupados por el impacto ambiental que el comercio electrónico tiene en la sociedad. Razón también por la que no realizan compras compulsivas, y es que antes de adquirir un producto, un 63% de los eco-selectivos busca activamente reseñas y pide recomendaciones.

Por otro lado, además de los eco-selectivos, el E-shopper Barometer de SEUR muestra otros dos perfiles de e-compradores teniendo en cuenta sus hábitos y comportamientos a la hora de comprar: los aficionados, que representan el 16% del total de los compradores online y los epicúreos (11%). Los primeros creen que el comercio electrónico es práctico, ahorra dinero, tiempo y reduce el estrés; mientras que los segundos compran con menos frecuencia y son mucho más selectivos.

Artículo anteriorBBVA muestra los beneficios que nos ha dejado la cuarentena
Artículo siguienteLay’s reivindica el 19 de septiembre para homenajear al aperitivo