TikTok aumenta sus esfuerzos para reforzar la seguridad de la plataforma

Alegría, conexión e inspiración es lo que aporta TikTok, plataforma de vídeos móviles en formato corto, a su comunidad. Ya sea para empezar una nueva tendencia de colaboración utilizando la función de Dúo, la creatividad de la comunidad brilla dentro de la plataforma. Pero para fomentar un entorno en el que prospere esta expresión creativa es preciso dar prioridad a la seguridad de los usuarios, y especialmente de los miembros más jóvenes. En este sentido, TikTok comparte los intereses de los padres y cuidadores en este cometido, y por ello escucha y trabaja con expertos para informar del trabajo en esta línea, garantizando la seguridad de la comunidad.

Hace unos meses, TikTok puso en marcha un proyecto global para entender mejor la relación de los jóvenes con los retos y bulos potencialmente peligrosos. Aunque no son exclusivos de ninguna plataforma, los efectos y las preocupaciones se sienten en todas ellas, y es importante saber cómo desarrollar respuestas aún más eficaces mientras se trabaja para mejorar el apoyo a los adolescentes, los padres y los educadores. Además, con el objetivo de contribuir a una mayor comprensión sobre este tema, TikTok comparte datos clave sobre esta nueva investigación y los pasos que toma para dar respuesta.

Lo que cuentan los adolescentes sobre cómo evalúan los riesgos

La mayoría de los retos son divertidos y seguros: por ejemplo, el  #IceBucketChallenge de 2014 ayudó a promover la concienciación sobre la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), mientras que el #BlindingLightsChallenge, también conocido como el reto de «la unión familiar», despegó en TikTok y ayudó a juntar a las familias. Tanto el Dr. Richard Graham como la Dra. Brion-Meisels desvelaron que la adolescencia es un periodo que suele asociarse a una mayor asunción de riesgos. TikTok ha querido entender cómo esta propensión a la toma de riesgos motiva a los adolescentes a participar en los retos para poder trabajar con los expertos en la identificación de oportunidades para apoyarles mejor en la toma de decisiones seguras.

En el estudio se pidió a los adolescentes que describieran el nivel de riesgo de un reto online, que hubieran visto recientemente. Casi la mitad (48%) creía que los retos que habían visualizado eran seguros, clasificándolos como divertidos o desenfadados. El 32% de los encuestados sí que incluía algún riesgo, pero seguía calificándolos como seguros y el 14% fueron definidos como arriesgados y peligrosos, mientras que el 3% de los retos en línea se describieron como muy peligrosos. Sólo el 0,3% de los adolescentes dijo haber participado en un reto que calificó como muy peligroso.

El estudio también asegura que los adolescentes utilizan una serie de métodos para entender los riesgos que pueden implicar los retos antes de participar en ellos. Esto incluye ver vídeos de otras personas que participan en retos, leer comentarios y hablar con amigos. Una de las medidas más importantes para mantener la seguridad de los adolescentes es proporcionarles orientación sobre cómo evaluar los riesgos potenciales. Cerca de la mitad (46%) de los adolescentes declararon que les gustaría recibir «una buena información sobre los riesgos de forma más amplia» e información “sobre lo que implica ir demasiado lejos”.

Escuchar las preocupaciones de los padres sobre el impacto de los bulos

Los bulos relacionados con el suicidio y la autolesión intentan trasmitir ideas negativas que no son ciertas. Los bulos de este tipo suelen tener características similares y, en casos anteriores, han circulado falsas advertencias sobre la incitación a los niños a participar en «juegos» que acababan en autolesiones. Una vez que se han propagado, estos bulos se difunden en gran medida a través de mensajes de advertencia que animan a otras personas a alertar al mayor número posible de usuarios. Aunque la difusión de estas advertencias puede parecer inofensiva, la investigación revela que el 31% de los adolescentes expuestos a estos bulos han experimentado un impacto negativo. De ellos, el 63% dijo que el impacto negativo se produjo sobre su salud mental.

Los padres y tutores no se sienten seguros a la hora de hablar con los adolescentes sobre estos bulos. Les preocupa que, si mencionan el nombre del bulo, su hijo pueda darse cuenta de un comportamiento potencialmente dañino del que no tenía conocimiento. Más de la mitad (56%) de los padres dijeron que no mencionarían un bulo relacionado con la autolesión a menos que un adolescente lo hubiera mencionado primero, y el 37% de los padres consideraron que es difícil hablar sobre los bulos sin provocar un cierto interés por ellos.

Reforzar los esfuerzos de protección

TikTok ha utilizado las conclusiones del informe del Dr. Hilton para revisar sus políticas y procesos. Además, está incrementando sus esfuerzos para introducir una serie de mejoras que refuerzan la seguridad de la plataforma

La investigación mostró cómo las advertencias sobre bulos relacionados con la autolesión (incluso si se comparten con la mejor intención) pueden afectar al bienestar de los adolescentes. Aunque ya eliminaron y se tomaron las medidas oportunas para limitar la propagación de estos bulos, protegiendo aún más a su comunidad, TikTok comenzará a eliminar las advertencias alarmistas, ya que podrían causar daño al tratar el bulo de la autolesión como real. En palabras de Alexandra Evans, Responsable de Políticas Públicas de Seguridad de TikTok en Europa, «TikTok seguirá permitiendo que se produzcan conversaciones que traten de disipar el pánico y promuevan la información precisa«.

- Contenido relacionado -