«Siempre me he sentido como llevado por una ola»

Jose María Prieto nos acerca una nueva entrega de su apartado “13 Selfies” con Antonio Garrido Molinero, Marketing Director en Suntory Beberages & Food Iberia, como protagonista. Una sección/disección de 13 personas influyentes de nuestro sector, de los anunciantes y de las agencias, en su lado más humano. Conocemos sus puestos, pero ¿cuánto de ellos conocemos como personas?. No hay maquillaje, no hay estilismo, ni pose, ni fecha concreta. Sólo realidad, piel y un poquito de verdad de aquellos que reconocemos mucho pero conocemos pocos.

Empezamos con tu nombre. Antonio significa: “Aquel que florece” ¿Es así como te sientes?

(Muchas risas) Yo he dejado de florecer y sólo me crece el tronco y las extremidades porque he engordado en el período de Covid. Nunca le he dado sentido a mi nombre, más allá de que es el mismo nombre que mi padre, que es el tío al que más admiro del mundo…Pero es verdad que tengo 5 hijos y todos tienen un nombre con sentido, con un significado detrás. 

Naciste un 4 de febrero. Febrero es bueno para…

Sí. Nací el mismo día que mi madre, con lo cual ¡vaya regalazo! Febrero es bueno para plantearte el año, para dejar la dieta que has empezado en enero, para empezar a ver la primavera y para darte cuenta de que la vida es maravillosa y preguntarte para qué vas a esperar a verano para empezar a disfrutar (risas).

Hablando de números. ¿Cual es tu favorito?

Yo no tengo número favorito. No tengo un número que se asocie a nada. La edad de mis niños es maravillosa, los años que llevo de casado son maravillosos, los 43 palos que tengo dejan de ser tan maravillosos…(sonríe)…eso lo llevo un poquito peor. Soy cero para esas cosas, la verdad.

Oye, ¿y cómo alguien de La Palma del Condado, Huelva, acaba en Madrid?

Cuando me tocó elegir universidad, yo tenía cero vocación. Quería hacer arquitectura o medicina…y hablando con mi padre que siempre ha sido mi mentor, me dijo: “Tú qué crees que es más importante ¿Elegir la carrera o el sitio donde estudiar?” Y dije “El sitio”. Nos decidimos por Pamplona, porque somos de raíces cristianas y para nosotros es importante. Y decidí Pamplona porque estaba un poquito más lejos de mi pueblo y podía hacer un poquito más el “cafre” (risas). Siempre me he sentido como llevado por una ola. Tengo el mismo mérito que cualquier otro, o menos si me apuras, pero ahora miro para atrás en mi carrera y me siento afortunado. Ves cómo has ido tomando la decisión correcta a toro pasado. He tenido la suerte de dejarme llevar y, sin vocación alguna, entrar en un pedazo de empresa como Procter y descubrir que me encantaba el Marketing. Luego otra magnífica empresa como Mondèlez y ahora Suntory, que es la primera con la que me identifico como consumidor, porque yo lavaba poco la ropa y comía pocas galletas, pero al gin-tonic y a La Casera siempre le he dado fuerte (risas). Si me preguntaras dónde me gustaría estar en cinco años, te diría Australia. Un cambio completo y una experiencia internacional para mis niños también.

¿Cuál es tu bebida favorita?

Te vas a reír, pero yo antes de entrar en Suntory llevaba años tomando tónica cero Schweppes con hielo y limón por las noches. Pero años y años…(sonríe) y, claro, cuando conseguí el trabajo, mi mujer me dijo “por fin nos vamos a ahorrar un dinero todos los meses” (Muchas risas). Y últimamente he descubierto, aquí en Suntory, el Ginger Beer con chile, un espectáculo. Luego La Casera hierbabuena que es como un mojito, pero sin alcohol, una bestialidad. Y la tercera es una tónica de pomelo que lanzaremos próximamente.

¿Y la más extraña?

La que más me sorprendió fue la primera vez que estuve en Austria esquiando y me dieron a probar el vino caliente con canela, que me pareció la cosa más asquerosa del mundo (risas).

Es obligado no olvidar la guerra. ¿Qué nos falta por aprender a las personas para no seguir pegándonos? 

(Piensa unos segundos) Como Cristiano incongruente y sinvergüenza, sin ser ejemplo para nada, pienso en cuánto cambiaría el mundo si fuésemos capaces de ponernos en el lugar del otro. Si fuésemos capaces de hacer este ejercicio empático, y entender las consecuencias de nuestras acciones, creo que cambiaría por completo todo. La vida sin amor no tiene sentido.

Un color…

(Muy rápido) Naranja. Soy daltónico (risas) pero ese naranja ‘colorao’ que llevaba el McLaren de Ayrton Senna… ¡Ese!

Un sabor

Uno que tengo en la cabeza y me encanta es el del erizo de mar. La sensación de convertirte realmente en “Aquaman” cada vez que lo comes (Risas) Toda la sensación del océano en tu boca. 

Un olor

El del ozono. Cuando llueve y baja ese ozono y confundimos con el olor a hierba fresca. No. Eso es ozono. También el de hierba recién cortada. 

Un recuerdo

Me quedo con el nacimiento de mi primer hijo. Marcó un antes y un después en mi vida, sin duda. Te das cuenta de que tu felicidad pasa por alguien más que por ti. 13 de marzo de 2008. Madre mía cómo pasa el tiempo…

Tus 2 mejores amigos se dedican a…

Pues están en mi mundo del gran consumo. Uno en bebidas y otro en alimentación. 

Cinco hijos. Chicos y chicas. ¿Cuales son más difíciles de educar?

Creo que no tenemos ni idea de educar. Nos preparan para trabajar en el mundo profesional, pero el legado que dejas con la educación de un hijo es mucho más importante y no nos preparan. Los errores que cometes con el primero, los vas minimizando con el resto. Cada uno es un mundo y todos requieren valores comunes. La sensibilidad es diferente. La diferencia viene en las personalidades no en el sexo.

Dales un consejo…

El mismo que dio mi padre. La felicidad no te la va a dar ni el dinero, ni los amigos, ni siquiera el matrimonio, y yo estoy felizmente casado y enamoradísimo, lo que te va a dar la felicidad es estar en paz contigo mismo y con tus valores y darte cuenta de la gratuidad del amor de Dios en tu vida. Esa es la verdad que profeso y la cuento sin ningún tipo de vergüenza.

Me encanta, gracias. Ahora, vámonos de viaje. ¿Dónde y con quién a quien no hayas conocido?

¡WOW! ¡Vaya pregunta! Soy un fan de la F1. Me encantaría hablar con Fernando Alonso… Carlos Sainz también me parece otra maravilla… Cogería a los 2 y me iría Pikes Peak a sacarles un poquito de su zona de confort. 

Ya sin mascarillas, juntándonos, intentando volver a ser… ¿Hemos perdido el respeto al Covid, nos hemos olvidado o lo hemos superado?

A nivel personal, con 3 vacunas y habiendo pasado el Covid, te das cuenta de que merece la pena arriesgarse un poquito para vivir. Esta mañana escuchaba que había aumentado el número de suicidios un 30%. Esta sensación de no poder vivir… hay que saber balancear las circunstancias. Hay que saber disfrutar como si no hubiese un mañana. La vida son dos días y uno está lloviendo…

La música es parte fundamental de la vida. Una canción que siempre va contigo

Mi mujer se va a reír. Llevo con los mismos discos 20 años. “Sin enchufe” de M Clan, que lo tengo ya quemado… los básicos de Revolver… y Miguel Ríos. Y luego, Sabina. Sabina es todo…

Mañana te regalan una Master Class privada con la persona que tú decidas del mundo. ¿Quién es? 

El Papa Francisco, sin duda. No solo por su rol de Papa, sino por el giro que le ha dado a la Iglesia. Tengo un amigo tremendamente agnóstico y siempre me dice: “Cuando habla este tío, siempre le escucho porque, aunque no comparta con él las creencias en Dios, los principios humanistas de los que habla me ayudan a ser mejor persona”.

Acabamos, estamos todavía a mitad del año. Cuando acabe 2022, ¿qué hito quieres haber logrado?

A nivel profesional, creo que el año va a ir fenomenalmente bien. Mi hito sería conseguir el objetivo del año, priorizar para digerir este momento y tener más foco con calma y balance. Y a nivel personal, perder peso (Muchas risas) Tal cual. El Covid ha pasado por mí y yo he pasado por el Covid. (Muchas muchas risas).

Las 5 de Antonio:

  • UN IDIOMA QUE TE GUSTARÍA APRENDER: Chino  
  • UN COLOR QUE TE GUSTE VESTIR: El negro. Se me ven menos pliegues
  • UN RESTAURANTE QUE FRECUENTES: Lobito de Mar 
  • UNA CIUDAD A LA QUE SIEMPRE VUELVES: Venecia 
  • UN DEPORTE QUE TE HAGA SUDAR: La F1 cuando me pongo a verla (Risas) y bicicleta. 
- Contenido relacionado -