“Si el mundo se rigiera por los valores del surf, estaría mucho mejor”.

Desde IM+C, Alberto Fernández, CEO & Founder y Sergi Zapater director Creativo Ejecutivo de la agencia, nos acercan la iniciativa Surf City, un trabajo para ayudar al desarrollo de El Salvador. Una gran responsabilidad que afrontan como tal y que muestra la importancia del propósito en la comunicación, en este caso, no solo para atraer al turismo sino también para la mejora del comercio local y la creación de empleo.

A través de esta acción, que es más que una campaña, aprovechamos para conocer esta agencia que cuenta con ocho años de vida cuya transformación vino del objetivo de crear una agencia de comunicación “honesta, que volviera a unir dos mundos que se separaron por razones económicas y no para mejorar el servicio”.

Entro en vuestra web y su principal definición es “Una agencia de medios creativa. O una agencia creativa de medios”, ¿cómo me pueden explicar esto?

ALBERTO FERNÁNDEZ

IM+C nació como una agencia de medios hace 8 años, y hace 4 empezó a ofrecer servicios integrados de creatividad y medios, de ahí lo de agencia creativa de medios o viceversa. Pero en realidad este proyecto empezó a concebirse mucho antes, ya que es el fruto de una amistad que se inició en la universidad, y que se fue cuajando durante años de conversaciones entre dos amigos: Alberto Fernández, CEO y fundador, y Sergi Zapater, director Creativo Ejecutivo junto a Charlie Garcia de Castro. El objetivo era crear una agencia de comunicación honesta, que volviera a unir dos mundos que se separaron por razones económicas y no para mejorar el servicio. Que pusiera las necesidades de los clientes en el centro. Y que ofreciera soluciones creativas y de medios totalmente integradas, basadas en una única estrategia, y utilizando todos los recursos que nos ofrece la tecnología. Y aquí estamos.

¿Cuál dirían que es la cualidad que les hace destacar frente a la cantidad de agencias que existen?

En todo el panorama publicitario nacional no conocemos ninguna agencia con una estructura similar a la nuestra. Estamos creando un modelo propio, independiente, multidisciplinar, basado en la experiencia de un equipo senior con experiencia en agencias multinacionales que afronta cada proyecto de una manera casi personal, y sobretodo convencidos de que nuestro éxito depende de la eficacia de nuestras campañas y no de nuestra cuenta de resultados a corto plazo, ni de premios creativos que miran más hacia la galería. Si tuviéramos que escoger una cualidad que nos haga destacar sería el amor por esta profesión.

Se ha cuestionado mucho la evolución del modelo de agencia, ¿cómo creen que tiene que ser éste?

La separación de las agencias de servicios plenos de los 90 en centrales de medios, agencias creativas y, posteriormente, agencias digitales quizás tenía sentido en otra época, y sin duda ha sido muy rentable para el sector y para algunos directivos. Pero el mundo ha cambiado mucho en solo una década, y ahora ya no lo tiene. La atomización de la audiencia, los nuevos soportes y las enormes posibilidades que ofrece la tecnología hacen que más que nunca sea necesaria una sola estrategia para afrontar cada proyecto de comunicación, y no dos, tres o cuatro. Hemos dejado a los departamentos de marketing la responsabilidad de tener que escoger qué estrategia se impone sobre las demás. Por eso estamos donde estamos. En IM+C proponemos un modelo de agencia en el que la creatividad -que ya no solo es hacer campañas-, y la estrategia de medios -que ya no solo es optimizar inversiones-, trabajan juntos en una misma mesa para resolver juntos las necesidades de comunicación de los clientes, sean las que sean. 

urf City es la punta de lanza de un ambicioso proyecto a medio plazo que busca convertir El Salvador en un país relevante turísticamente en el futuro de Centroamérica

SERGI ZAPATER

Háblenme del proyecto Surf City, y ¿qué tiene de la esencia y forma de trabajar de IM+C?

Trabajar para ayudar al desarrollo de un país supone una gran responsabilidad y una sensibilidad especial a la hora de afrontar este tipo de proyectos. Contactamos con el gobierno de El Salvador antes de la pandemia, gracias a nuestra experiencia en el sector turístico a nivel internacional, y después de analizar sus necesidades concluimos que el surf debía ser la palanca para remontar el turismo en el país más pequeño de Centroamérica. Surf City es mucho más que una campaña. El gobierno salvadoreño está invirtiendo muchos recursos en la mejora de las infraestructuras del país a todos los niveles, y especialmente mejorando los accesos a las costas y a sus privilegiadas olas de nivel mundial. Surf City es la punta de lanza de un ambicioso proyecto a medio plazo que busca convertir El Salvador en un país relevante turísticamente en el futuro de Centroamérica. Precisamente acaba de celebrarse en las playas de El Salvador la ISA World Surfing Games, con presencia de los mejores surfistas del mundo, y donde se decidieron las últimas plazas disponibles para los Juegos Olímpicos de Tokio, ya que el surf va a ser, por primera vez en la historia, deporte olímpico. Así que el papel de IM+C es consolidar esta tendencia y convertir el proyecto Surf City en realidad como consultores, estrategas y creativos. Sin duda, este es uno de los grandes proyectos de la agencia y está poniendo a prueba todo nuestro conocimiento, pero si el resultado mejora la vida de los salvadoreños, nos sentiremos más que recompensados.

¿Qué destacarían del trabajo conjunto de partners entre agencia y cliente? ¿Cuál es la realidad ante un sector que presume de este tipo de relación con sus clientes?

La relación de IM+C con nuestros clientes está basada en la sinceridad. Intentamos entender sus necesidades reales, y recomendamos o desaconsejamos las acciones que nos solicitan siguiendo un criterio de efectividad, y no de recompensa económica. El hecho de disponer de toda la información a nivel de investigación de mercado y del data nos da una visión más amplia que cualquier agencia creativa, conocer toda la tecnología que tenemos a nuestra disposición, como el blockchain o el voice marketing, nos permite ofrecer soluciones diferentes, y juntar todo el talento estratégico en una misma mesa hace posible que todos los impactos comunicativos vayan en una misma dirección.

Dicen que creen que sus acciones ayudan a mejorar la sociedad, ¿Cómo puede ayudar una estrategia de comunicación a resolver los problemas de una sociedad?

La sociedad actual está como está, basada en los beneficios y no siempre en los resultados, y por supuesto no se puede arreglar entera con un solo proyecto. Lo que sí podemos hacer es intentar ser honestos en nuestra pequeña parcela, cuidar a nuestros proveedores, cuidarnos entre nosotros, ofrecer a nuestros clientes lo que pensamos que necesitan realmente para triunfar, y no hacer negocio con ellos, obviamente garantizando la sostenibilidad económica de la compañía y dando ejemplo con nuestra integridad y transparencia. Eso sí lo podemos hacer. Probablemente hay algún especialista mejor que nosotros en los servicios que ofrecemos, pero la suma de nuestros servicios y nuestro esfuerzo diario sí permite dar una óptica diferente a nuestros clientes. Un proyecto como Surf City, por ejemplo, no solo atrae turismo, sino que también mejora el comercio local y genera empleo a muchas familias. Eso es lo que más nos importa, y así lo transmitimos. Si el mundo se rigiera por los valores del surf, estaría mucho mejor.

Las agencias de comunicación tienen la gran responsabilidad, no solo de comunicar honestamente las promociones y los servicios de sus clientes, sino de hacerlo con límites éticos.

¿Por qué son tan importantes los valores sociales en la Comunicación de hoy en día?

Vivimos en una época de sobreinformación, pero en lugar de que esta información ayude a comunicar valores sociales y a mejorar el nivel cultural y crítico de las personas, lo que está haciendo es manipular a la sociedad y pervertirla mediante fenómenos como las “fake news” en el caso de la información periodística, o promociones engañosas en el caso de la comunicación publicitaria. Y ese no es el camino para conseguir una sociedad más sana y mejor que las anteriores. Es cierto que, como avanzaban los filósofos del siglo XX, el experto ha muerto. Las redes sociales y el uso de internet permiten a las personas que puedan informarse e informar de manera independiente, sin ningún tipo de formación ni análisis de lo que comunican. Y esto provoca un estado de confusión en el que nunca acabas de saber si el servicio que estás contratando o el producto que estás comprando es bueno y vale la pena o estás siendo víctima, una vez más, de una pseudo-estafa en la que siempre acaban ganando los mismos. Las agencias de comunicación tienen la gran responsabilidad en estos momentos, no solo de comunicar honestamente las promociones y los servicios de sus clientes, sino de hacerlo con límites éticos. En un mundo en el que no te puedes creer nada porque todo está orquestado para ganar el máximo de dinero posible a cambio del mínimo esfuerzo, tenemos la obligación moral de controlar lo que comunicamos y evitar lo máximo posible los mensajes que puedan confundir a los consumidores en lugar de ayudarles a que decidan lo que realmente es mejor para ellos.

¿Cómo han vivido la crisis del coronavirus? ¿Qué tendencias han venido para quedarse?

IM+C es una compañía pequeña, pero muy amplia geográficamente. Nuestra oficina central está en Barcelona, pero debido a nuestra experiencia en campañas internacionales, otro de los rasgos diferenciales de IM+C, estamos presentes en Madrid, Londres, Miami, El Salvador y Costa Rica. Por tanto, lo del teletrabajo y las videoconferencias lo tenemos 100% integrado desde los inicios de la compañía, mucho antes de la pandemia. Durante esta pandemia hemos hecho desde eventos digitales hasta pabellones para la Expo de Dubái 2021. Desde campañas convencionales en televisión hasta acciones con influencers por toda Europa. Desde ejercicios de posicionamiento de startups hasta propuestas de innovación de producto… este año no ha sido solo el año del coronavirus, para nosotros ha sido el año de los retos profesionales para poder ayudar a nuestros clientes a exportar o importar sus productos y servicios por todo el mundo. Un año de cierre de hogares, pero de apertura de fronteras. Y mucho nos tememos que seguirá siendo así, porque las oportunidades están en los mercados globales y muchas empresas están perdiendo el miedo a invertir fuera de España. Así que nos estamos preparando para darles el servicio que demandan sin que tengan que acudir a grandes multinacionales de la comunicación que no les hacen caso porque no disponen de presupuestos multimillonarios. Gracias a la tecnología, es posible. Y lo estamos demostrando.

¿Cómo se enfrentan a este 2021? ¿Cuáles son los talentos por los que más están apostando desde la agencia?

La creatividad sigue siendo el motor de la industria. Las buenas ideas son las que mueven el mundo, pero la tecnología y el entorno digital han cambiado el perfil de los creativos y estrategas. En IM+C ya tenemos un staff directivo con amplísima experiencia en comunicación publicitaria convencional, tanto en medios como en creatividad, así como perfiles que pocas agencias tienen, como experiencia en departamento de marketing de anunciante o en “publishers”, por eso somos multidisciplinares. y los clientes con los que trabajamos, de un espectro muy amplio y diverso, demandan acciones de comunicación con altas dosis de tecnología y digitalización. Así que sin duda nuestra apuesta para lo que queda de este año y el próximo es seguir reforzandonos con profesionales nativos digitales en todos nuestros departamentos. 

- Contenido relacionado -