Shackleton tuerce las líneas del campo del Betis

Con el objetivo de concienciar sobre el riesgo de conducir tras consumir bebidas alcohólicas y recordar que existen alternativas de movilidad para desplazarse de forma segura, Uber y el Real Betis Balompié, de la mano de Shackleton, consiguieron, con una intervención inédita en el césped de un campo de fútbol, que la línea central del Estadio Benito Villamarín apareciera completamente deformada en un irregular zigzag.

Antes del comienzo del partido que enfrentó al Real Betis Balompié y a la SD Eibar, la acción especial sorprendió a los asistentes mostrando las líneas como si se hubieran trazado en estado de embriaguez. La instalación se realizó utilizando césped mimético colocado sobre el terreno de juego, de forma que mientras una capa cubría la línea original, otra dibujaba una nueva línea con la deformación zigzagueante.

Una vez capturada la atención de aficionados, periodistas, cuerpo arbitral, directivos, técnicos y, por supuesto, los jugadores, y en medio de cierto desconcierto y expectación, instantes antes del comienzo del partido un grupo de voluntarios retiraron en segundos ambas capas, dejando a la vista la línea original en perfecto estado.

A la vez que la línea volvía a aparecer perfectamente recta, en todas las pantallas del estadio, en una gran lona desplegada en el centro del campo, en flyers distribuidos a todos los presentes y a través de la megafonía del estadio todos descubrían el revelador mensaje que explicaba lo sucedido.

Antes, durante y después, se recibieron más de mil menciones en redes sociales, ilustradas con otras tantas imágenes (sobre todo selfies) y vídeos, que contribuyeron, junto a los relatos y crónicas de los periodistas deportivos que presenciaban los hechos, a amplificar significativamente su alcance impactando a 50 millones de personas. La acción llegó a aparecer en medios de información general (informativos de Antena 3 y TV3), a ser portada en la web de los principales periódicos deportivos (como AS y Marca) y tuvo presencia en multitud de medios regionales. La campaña también ha impactado en el resto del mundo, con cobertura en el diario Olé, de Argentina o Portaldia de Brasil, entre otros.