Saatchi & Saatchi lucha contra los estereotipos de género

Creada por Saatchi & Saatchi, la nueva campaña de la icónica marca de galletas en forma de corazón, Princesa, se desmarca de la publicidad que venía haciendo hasta ahora para abanderar un cambio de pensamiento y conducta.

Bajo el concepto “El mundo es muy grande, no se lo hagamos pequeño”, las piezas ponen encima de la mesa la reacción que tenemos los adultos cuando vemos a un niño jugando con algo que tradicionalmente se considera un juego de niñas.

Se trata de una conducta muy generalizada, en la teoría ya no nos extrañamos de que un niño quiera hacer ballet pero en la práctica sigue habiendo sorpresa y un poco de suspicacia. Tras recibir algunas críticas relacionadas con los estereotipos en campañas anteriores, la marca Princesa ha hecho un ejercicio importante escuchando al total de sus consumidores, no solo al que tradicionalmente se supone que debería ser como pasaba hasta ahora. Por suerte, cada vez somos más conscientes de este tipo de conducta y ya hay clientes y agencias que reflejan este cambio en la sociedad.

“Paradójicamente vemos extraño que un niño juegue a cocinitas pero no que los mejores chef del mundo sean varones, o que un niño juegue a vestir muñecas cuando la mayoría de diseñadores de alta costura también son hombres. No tiene sentido, salimos perdiendo todos. De niños y de adultos”, comenta Miriam Gutiérrez, directora creativa de Saatchi & Saatchi.

- Contenido relacionado -