Ribera del Duero celebra 40 años de vida y vino

Llegó el gran día. Ribera del Duero cumple 40 años. Tal día como hoy, en 1982, se firmaba en la Estación de Metro del Retiro de Madrid el acta fundacional de la Denominación de Origen, constituyéndose así el Consejo Regulador oficial y aprobándose el primer reglamento.

Comenzaba a escribirse una historia que tiene sus raíces en la época vaccea y que es reflejo de una tradición histórica, la que une un centenar de localidades de Burgos, Soria, Segovia y Valladolid con la viña y el vino.

Aquella decena de bodegas y cooperativas que arrancaron el proyecto, impulsados por la gente de las administraciones, son hoy una gran familia de 307 elaboradoras y cerca de nueve mil viticultores. Una realidad que ha cambiado la vida de este territorio rural, motor económico, social y cultural. Ribera del Duero es mucho más que vino. Es vida, desarrollo, unión y prosperidad.

“Estamos orgullosos y muy satisfechos del camino recorrido, el ejemplo de aquellos fundadores nos llena de energía para construir un futuro aún mejor. Ellos y ellas lucharon, trabajaron, dedicaron tiempo y esfuerzo para hacer esto posible. Nos lo han dado todo. Somos lo que somos, vivimos como vivimos, gracias a aquellos pioneros valientes que creyeron que era posible ser Ribera del Duero”, señala Enrique Pascual, Presidente del Consejo Regulador.

Cuatro décadas después de aquel 21 de julio de 1982, la Denominación de Origen es un absoluto referente internacional de vino de calidad. Presente en más de un centenar de países, exporta el 18,2% de su producción. Con una cuota de mercado nacional que crece año tras año (en 2021 subió hasta el 10,4% en volumen y el 16,8% en valor en el total vinos con DO, según datos Nielsen), Ribera del Duero ha conseguido ganarse al consumidor joven y el Espíritu Ribera que ha revolucionado el sector del vino.

La Ribera del Duero es ejemplo de viticultura, enología y producción sostenible. De compromiso con la cultura, el patrimonio, la sociedad, con la naturaleza, con los consumidores y con el legado de las generaciones venideras. En palabras del Master of Wine, Tim Atkin, “Ribera del Duero es uno de los casos de éxito más destacados del mundo del vino. No todo es perfecto, pero debemos admitir que en sólo cuatro décadas ha logrado cosas impresionantes. Y lo mejor está por venir”.

- Contenido relacionado -