“Por desgracia en muchos entornos es más difícil ascender siendo mujer”

El empoderamiento de la mujer no es una moda. Surge de la necesidad de dar visibilidad a una problemática que en muchos ámbitos profesionales, sigue existiendo. Techos de cristal, diferencias salariales, conciliación… son algunos de los principales retos a los que se han enfrentado las mujeres en el entorno laboral a la hora de alcanzar puestos de responsabilidad.

Sin embargo, el sector de la publicidad, el marketing y la comunicación cuenta cada vez con más profesionales mujeres, desde directivas hasta emprendedoras que, a través de esta sección especial que lanzamos dedicadas a ellas, hablan de su experiencia en este sentido. Hoy le toca el turno a Núria Padrós, CMO y PR & Inluence Lead en Ogilvy. ¡No te la pierdas!

¿Cuáles han sido los principales escollos que ha tenido que superar para llegar hasta su actual puesto de trabajo?

Tengo que decir que yo he sido bastante afortunada comparada con otras mujeres a mi alrededor. Aun así, a lo largo de más de 20 años de carrera profesional he escuchado centenares de comentarios y actitudes machistas y denigrantes en reuniones. Algunos de ellos dirigidos a mí. Y he trabajado con salarios más bajos que compañeros hombres que tenían la misma o menor responsabilidad que yo

Decir que a una mujer le cuesta más alcanzar un puesto de responsabilidad, ¿es hacer demagogia o es totalmente cierto?

Los datos demuestran, por desgracia, que es cierto que en muchos entornos es más difícil ascender siendo mujer. Según un estudio de marzo del 2020, en España hay un 34% de mujeres en cargos de responsabilidad directiva. De los directores creativos del país, solo el 14% es femenino. Seguimos lejos de la paridad.

Como en todas las crisis, en esta del Covid, ¿vuelven a ser las mujeres el sector más vulnerable?

La población vulnerable es la que se lleva la peor parte en todas las crisis. En esta en concreto, ha aumentado la brecha de género en el trabajo. La tasa de paro entre las mujeres ha crecido y ya supera en más de 4 puntos a la tasa de paro entre hombres. Esta pandemia nos ha perjudicado en el aspecto laboral con el consiguiente empobrecimiento, pérdida de independencia y problemas de autoestima. Y por si fuera poco, han aparecido campañas institucionales como un anuncio del gobierno británico que luego tuvieron que retirar. Campañas así nos demuestran que la brecha todavía es profunda porque para muchos es tan inconsciente que plasman en una valla publicitaria estereotipos femeninos que creíamos superados.

¿Romper el llamado techo de cristal es posible o solo es un acto reservado a unas pocas?

Es posible pero no es lo habitual, ni es nada fácil, y tampoco se logra sin desgaste.  Es más, muchas veces a pesar de todo, tras la lucha, creértelo y demostrar mucho más que los candidatos varones, no se logra.

En su caso particular, la famosa conciliación familiar, ¿ha sido posible a costa de qué?

A costa de la familia. La conciliación familiar todavía está en la lista de luchas. No es cierto que conciliemos, por más que lo intentemos y que en Ogilvy, por ejemplo, tenga todas las facilidades para hacerlo. Esto va más allá de la voluntad de la compañía en la que trabajas y de la tuya propia. Nuestra sociedad no facilita la conciliación, los horarios familiares y profesionales son incompatibles. Más que conciliar, hacemos malabares.

- Contenido relacionado -