Padres y madres afirman que la formación online reduce la calidad de la educación

Seis de cada diez padres y madres consideran que el formato online reduce la calidad de la formación y su efectividad empeora en edades más tempranas. Además, casi el 70% cree que no es apta para todas las asignaturas, por lo que debería combinarse la docencia presencial y online; el 59% piensa que esta modalidad no es buena para sus hijos, ya que necesitan socializar e interactuar; y al 54% le preocupa que pasen demasiado tiempo delante de una pantalla. Estos son algunos de los datos que se desprenden del estudio que ha elaborado ING sobre el impacto del COVID-19 en diversos aspectos de la vida de los españoles.

De este modo, la formación online recibida durante la crisis del COVID-19 no obtiene buenos niveles de satisfacción. Solo el 35% cree que la educación en remoto funciona bien en España, porque defiende que existe una buena infraestructura digital y los profesores están bien preparados para impartir clases en formato digital. Sin embargo, casi la mitad de los padres y madres considera que las escuelas van atrasadas en formación digital.

En cuanto al inicio del curso escolar, el 68% de los padres y madres confía en que la reapertura de las escuelas será con horario estándar y a tiempo completo. Más concretamente, cuatro de cada diez creen en la reapertura con modalidad presencial y el 30% considera que finalmente la opción que se adoptará por las distintas Comunidades Autónomas será una que compagine la formación online y la presencial. Sin embargo, el 8% defiende que primará la formación online y el 22% que existe aún incertidumbre para saber qué ocurrirá.

Las dudas con respecto a la vuelta cole van ligadas al regreso a la oficina de los progenitores, cuyos horarios y modelos de trabajo también se han visto modificados por la pandemia. Aunque en los últimos meses se ha impulsado el teletrabajo, actualmente sólo un 10% de los encuestados declara tener un trabajo remoto, si bien el 18% espera poder trabajar desde casa al 100% hasta finales de año. En cambio, casi la mitad de los padres y madres (49%) lo hará de forma presencial en los próximos meses, y uno de cada cinco proyecta que trabajará en una modalidad mixta, combinando presencial y en remoto. En cuanto a la situación vivida durante el confinamiento, un 47% de los encuestados afirma que les ha resultado duro combinar el teletrabajo con la educación por canales digitales de sus hijos e hijas.

El impacto del COVID-19 en las economías domésticas ha aumentado la preocupación por la educación financiera. De hecho, cerca de la mitad de los padres y madres encuestados (47%) declara que el próximo año escolar los colegios deberían enseñar más conocimientos financieros, ya que esta situación ha puesto de relieve la importancia de que sus hijos e hijas reciban formación financiera y de gestión del dinero.

- Contenido relacionado -