No estamos preparados para hacer frente a la ciberdelincuencia

El informe “El cibercrimen y su relación con el consumidor” de cxLoyalty revela que solo 1 de cada 3 consumidores está preparado para combatir la ciberdelincuencia.

Un sorprendente 75% de los consumidores no confía en poder resolver las consecuencias de la ciberdelincuencia en caso de ser víctimas. Así lo revela el estudio “El cibercrimen y su relación con el consumidor”. A pesar de que el nivel de concienciación y preocupación cada vez es mayor hay gran confusión respecto a quién hay que acudir y de quién es la responsabilidad ante uno de estos casos.

El estudio, que explora la actitud de los clientes frente a este tipo de delitos, pone de manifiesto una importante falta de conocimiento. Los consumidores están confusos y no saben, en muchas ocasiones qué hacer. En el caso de transaciones bancarias fraudulentas, el 73% dice que son los bancos los que deben resolver. Mientras que un 25% afirma que ellos asumirían la responsabilidad. Por otro lado, existen los robos de identidad. Un 40% señala que espera que sea la policía la que resuelva el sistema, seguida de la entidad emisora de la tarjeta de crédito.

Además, los consumidores no saben como prevenir ciberdelitos. Un 55% de los encuestados afirma no saber evitarlos y la mayoría afirma no tomar medidas básicas. Solo el 16% cuenta con medidas antirrobo de identidad y únicamente un 30% cuenta con un administrador de contraseñas. Asimismo, un 31% reconoce no emplear ningun tipo de software y solo el 58% dice tener acceso a un firewall que prevenga la ciberdelincuencia.

Además, la investigación de cxLoyalty también revela que los consumidores buscan apoyo por parte de las empresas. Y es que en caso de producirse un ataque cibernético, prefieren dejar su solución en manos de expertos. Solo 1 de cada 3 (35%) está interesado en aprender cómo resolver él mismo un problema de este tipo, mientras que la mayor parte está interesada en saber cómo prevenirlo (50%) o detectarlo (45%). Esto quiere decir que la mayoría no quiere resolver un problema de ciberdelincuencia.