La campaña publicitaria móvil de Mini Countryman definida por Wink, con creatividades diseñadas por Sra. Rushmore y ejecutada por TAPTAP a través de su plataforma global de marketing Sonata, ha establecido acciones diferenciadas a lo largo de la semana. La campaña se ha geo-contextualizado en las principales ciudades españolas y ha contado con creatividades secuenciales interstitial y vídeo.

MINI ha partido de la tecnología LQI de TAPTAP para perfilar la audiencia creando dos clusters de jóvenes conductores urbanos que los fines de semana abandonan la ciudad para vivir la naturaleza en estado puro. La campaña ha impactado con creatividades diferenciadas en el contenido de su mensaje a “Jóvenes con hijos”, aquellos que disfrutan en familia, y a “Jóvenes inquietos y activos”.

TAPTAP con su tecnología LQI (Location Quality Index) ofrece a los anunciantes perfilación de audiencia de alta precisión, permitiendo la activación contextual de la campaña en un entorno brand-safe, además de medir la atribución física y digital de los impactos publicitarios.

La estrategia publicitaria de MINI ha logrado generar top-of-mind y prospecting de lunes a viernes, impactando a jóvenes que residen en la ciudad interesados en el ocio, el deporte y la aventura.  Mientras que los fines de semana, la estrategia se ha centrado en reimpactar a los usuarios que recibieron la impresión entre semana en las ciudades, gracias al retargeting geográfico.

La campaña ha utilizado creatividades secuenciales con distintos mensajes en función del momento del impacto y del contexto (lugar y entorno) y perfil del usuario. Este reto creativo, llevado a cabo por Sra. Rushmore, ha permitido diferenciar  el mensaje a la hora de impactar a los que permanecieron en la ciudad frente a los que decidieron marcharse.