Miguel Ángel Sánchez Revilla y ‘El Publiquinteto Gastronómico’

El pasado 9 de enero falleció Miguel Ángel Sánchez Revilla, presidente y fundador de Infoadex. Hoy ‘El Publiquinteto Gastronómico’ compuesto por Miguel Ángel Corrales, Fernando Costilla, Juanjo Lagares, Félix Llanos, y Javier Pedrosa, le quiere rendir homenaje con una sentida carta de despedida.

“Hace más de 30 años un amplísimo grupo de destacados publicitarios establecieron reunirse una vez al mes en una comida para, además de disfrutar de las delicias culinarias, intentar crear una corriente de opinión que fortaleciera y unificara la posición de anunciantes, agencias y medios, propiciar una relación más fluida y cercana que la de, en la mayoría de los casos, simplemente profesional.

Se consiguieron ambas cosas. Una serie de logros en el terreno publicitario y una estrecha conexión entre los asistentes a estas comidas, que también derivaron en actividades lúdicas con familias incluidas.

En este grupo estaba, como no, Miguel Ángel Sánchez Revilla, una persona cercana y entrañable, con vinculación con la mayoría absoluta de los comensales y uno de los principales instigadores de su existencia.

Pero, como en el mundo de la publicidad todo es efímero, se iniciaron las ausencias por muy variados motivos (cambio de trabajo, falta de tiempo, reducción del interés…) y se produjo la disolución del grupo al cabo de 5 años.

Pero en Miguel Ángel quedó ese regusto agradable del contacto humano y profesional con las gentes del sector y al cabo de unos años decidió, con un reducido grupo de amigos de la profesión, prender de nuevo esa llama que en él no se había extinguido y fundar ‘El Publiquinteto Gatronómico’, que rememoraba, en versión reducida, una época enormemente satisfactoria y positiva.

Todos los meses, y como corresponde a su denominación de Gastronómico,  El Publiquinteto, que al poco tiempo se convirtió en sexteto, se reunía, a elección del anfitrión de turno, en un restaurante  distinto y novedoso (la necesidad de descubrir lo diferente), para hablar de lo divino y de lo humano, de lo profesional y de lo lúdico, del arte, de los viajes, de las novedades acontecidas en la profesión , de política (lo menos y lo más), de deportes (fútbol especialmente) y de todo aquello que tuviera un ápice de interés y colmara el sentimiento de curiosidad por el conocimiento que a todos animaba.

Como es lógico, este contacto derivó en una mayor conexión entre todos y en una relación que excedió el ámbito del Publiquinteto, ampliándolo a su entorno en recreativas y placenteras actividades ajenas a las comidas pero que tenían, como no, la gastronomía como broche. 

En estas comidas mensuales todos disfrutábamos con la bonhomía, la cercanía y el buen hacer y saber de Miguel Ángel, que con esa ironía y retranca cántabra nos deleitaba con múltiples anécdotas, teniéndonos también al día de la inversión publicitaria en España, que su empresa Infoadex controlaba eficaz y seriamente, y la amplia información colateral que este conocimiento aportaba.

Los seis que componíamos el Publiquinteto dábamos tanta importancia a estos encuentros que procurábamos, por todos los medios, no faltar a ninguno sino era por causa ineludible. Y ahora, sin Miguel Ángel, ya nada será lo mismo, pero habrá una silla vacía para resaltar su presencia. Nunca asumiremos que no está con nosotros.

El Publiquinteto Gastronómico siempre seguirá siendo sexteto“.

- Contenido relacionado -