Más de un 20% de los españoles compran productos por venta directa

La compra por venta directa se consolida año tras año en España y es la opción elegida por 9,5 millones de españoles, el 20,4% de la población. La cifra supone un incremento del 0,57% respecto al año anterior y está estrechamente vinculada con el valor diferencial que aporta el trato personalizado que caracteriza a este sistema de ventas, según el estudio “Resultados de la Venta Directa 2017” presentado por la Asociación de Empresas de Venta Directa y que mide cada año la evolución y tendencias macro de este sistema comercial.

En términos de facturación, el sector alcanzó una cifra de 773,6 millones de euros, mientras que el número total de pedidos suministrados a clientes finales superó los 5,31 millones. Son datos que muestran un mantenimiento sostenido del mercado durante el 2017, donde las categorías dedicadas al wellness y bienestar continúan siendo las que mayor dinamización aportan.

Los desarrollos de I+D+I alcanzan en 2017 un peso específico en este sector, concretamente, durante el año analizado se presentaron un promedio de 355 nuevos desarrollos, el 33% del total de portfolio e incrementaron la facturación de la categoría en un 18%. De ellos, el 30,8% fueron lanzamientos de nuevos productos, un 49,7%, extensiones de gama; y el 19,7%, innovaciones. La apuesta por la innovación es incuestionable, a la vez que el desarrollo de nuevos productos adaptados a las necesidades del mercado. Para el Presidente de la Asociación de Empresas de Venta Directa “el año 2018 tenemos como prioridad incrementar nuestra facturación una media de 2%, diversificar el catálogo de productos y crecer en digitalización aprovechando los desarrollos que ofrece el IoT. La formación es otro de nuestros pilares que incrementaremos, actualmente cifrada en una media de 352 horas impartidas”.

En cuanto a número de profesionales que se dedican a esta profesión, el 2017 cerró con 250.670 distribuidores independientes, constatando una mayor profesionalización de los mismos. Aumenta en un 42% el porcentaje de profesionales con estudios universitarios superiores, que suponen ya el 18% de la red actual. El grupo más numeroso, con un 42%, continúa siendo el de las personas con estudios medios, mientras que el 40% de los trabajadores tiene una formación elemental.

Entre los distribuidores menores de 30 años, ascienden significativamente los grupos de personas con estudios medios y superiores, con un aumento del 110% y el 51,7%, respectivamente, mientras que desciende el grupo de aquellos sin estudios en un 58,8%.

Otro cambio importante en el perfil de los emprendedores es la disminución de la edad media de 45 años a 42 entre los hombres y de 44 a 43 entre las mujeres. En los profesionales menores de 30 años, esta edad media ha descendido de los 29 a los 26 años. Además, la generación de Millenials (nacidos entre 1981 y 1996) comienza a ser mayoritaria en algunas empresas, donde superan por primera vez a la generación X (nacidos entre 1965 y 1980).

En términos de dedicación, el 76% de las personas lo hacen a tiempo parcial y el 24%, a tiempo completo, valores muy similares a los de 2016. Entre los menores de 30 años, el 73% lo hace a tiempo parcial y el 27%, a tiempo completo.