Louis Vuitton transformó la Galería Canalejas junto a (SOMOS) Firm

(SOMOS) Firm, a través del equipo de EFÍMERO, con Ramiro Jofre Alfonso Martínez al frenteha sido responsable de hacer realidad el proyecto y la increíble transformación que durante 11 días ha convertido   la   Galería Canalejas   de Madrid, en el mejor escaparate de la prestigiosa firma francesa.   Partiendo de un edificio todavía “desnudo” en su gran mayoría y aún en obras (la inauguración oficial de la galería no tendrá lugar hasta verano de 2022), se   implementaron y ejecutaron las distintas atmósferas para esta exposición y venta privada que recorre las principales capitales del mundo dentro de lo que han denominado LOUIS VUITTON PRESTIGE CARAVAN.

Bajo el naming LOUIS VIUTTON SAVOIRE FAIRE, el monumental e histórico edificio, en pleno corazón de Madrid, situado entre las calles Sevilla, Plaza de Canalejas y Carrera de San Jerónimo, y que fue en   su día sede del Banco Hispanoaméricano, no ha podido tener mejor premier en el mundo del evento que recibiendo a LOUIS VUITTON para alojar entre sus muros una selección de piezas únicas que reflejan la innovación, diseño, y exclusividades incomparables de la Maison. Entre los artículos que pudieron adquirirse en venta privada está la primera mesa de billar diseñada por LV, la mesa Anemona, creada por Atelier Biagetti, o el increíble Sillon Cocoon de los hermanos Campana.

Los trabajos de reforma del faraónico proyecto de Galería Canalejas comenzaron en 2013. Para el equipo de (SOMOS) Firm el principal reto de la propuesta de VUITTON era intervenir un edificio de valioso patrimonio artístico, haciendo que mantuviese su esencia y a la vez, reflejando todo el espíritu y esencia de la firma. “La mayor dificultad ha sido partir de un edificio en obra negra (así se llama a la primera fase arquitectónica de delimitación del área de construcción, excavación, nivelación y cimentación) y crearle una carcasa que solventará las zonas en las que no se iban a intervenir” comenta Alfonso Martínez, de (SOMOS) EFÍMERO. “Lo conseguimos a base de paramentos verticales retroiluminados para enmarcar el magnífico lucernario y unificar visualmente la primera y segunda planta, o vinilando con los colores de Vuitton los locales en obra que rodean todo el espacio para conectarlos a los revestimientos de suelo y conseguir un impacto de color unificando el espacio” añade Martínez.

- Contenido relacionado -