Los jóvenes y el mundo digital para el “bienestar pandémico”

El concepto de salud y sobre todo, el de bienestar, han cambiado a raíz de la pandemia y mucho en el rango de edad de entre 20 y 30 años. No en vano, la OMS y las Naciones Unidas han mostrado su preocupación por la salud mental de los más de 1.200 millones de personas jóvenes en todo el mundo. Una franja de edad que en principio se encuentra a “salvo” de los efectos más graves de la enfermedad, pero cuyas consecuencias directas sobre su bienestar son devastadoras. 

Por ello, y con el objetivo de conocer en profundidad los nuevos hábitos digitales de las personas de entre 20 y 30 años para la gestión de su bienestar, así como detectar las oportunidades que estos cambios representan para las marcas, Good Rebels ha desarrollado una investigación internacional en la que han participado 900 veinteañeros en tres países (España, México y Reino Unido).

En la actualidad, y según datos del INE, en España son 5.417.813 las personas que se sitúan en esta franja de edad (casi el 12% de la población). Esta nueva generación, una mezcla entre los millennials más jóvenes y los centennials más veteranos, gestionan la pandemia en una etapa vital marcada por el cambio: estudiar, estar alejados de sus familias y de su casa, construir una carrera, socializar, encontrar pareja, incluso cuidar a sus padres y abuelos o tener hijos pequeños. Por lo que no es de extrañar, que este grupo de nativos digitales se preocupe especialmente por su propio bienestar —ya sea online u offline—. 

La pandemia acelera la búsqueda del bienestar 

Según datos de Euromonitor, el interés por el bienestar era ya una tendencia al alza antes de la pandemia, pero se vio truncada con el cierre de gimnasios, salones de belleza o consultas de especialistas. La investigación revela que un 72% de los participantes ha cambiado sus hábitos debido a la pandemia y ahora dedica al bienestar más tiempo que antes. A su vez, en España, un 77% confirma dedicarle tiempo a su bienestar personal al menos una vez a la semana, de los cuales la mitad afirma hacerlo a diario. 

Lejos de lo que pudiera parecer, para los jóvenes de 20-30 años el bienestar mental es tan importante como el físico: el 69% de los participantes (72% en España) lo considera una de las dimensiones más importantes de su bienestar. Las entrevistas cualitativas profundizaron aún más en esta idea, revelando que para ellos estar bien implica un equilibrio, un punto medio entre las obligaciones y el ocio, entre el trabajo y la familia, además de tiempo para uno mismo y para socializar. No es de extrañar, por tanto, que el sueño y la relajación (64%) o las relaciones sociales (39%), en una una época en la que el contacto social es limitado, sean ámbitos que cobren una especial relevancia. 

Oportunidad para las marcas

Un gran número de jóvenes aprecian positivamente que una marca se preocupe por el bienestar de sus consumidores: el 67% de los participantes españoles afirma que es más proclive a consumir productos o servicios de una marca si el bienestar forma parte de sus valores.

Pero ¿cuáles son las marcas que los consumidores asocian al bienestar? En España y México, la mayoría de los encuestados menciona marcas de gran consumo, como Nestlé, Bimbo, IKEA o Adidas. Por el contrario, las marcas mencionadas por los participantes del Reino Unido son eminentemente digitales y se centran en áreas concretas del bienestar (ejercicio, mindfulness, etc.).

Estos datos reflejan una concepción diferente del bienestar en los distintos mercados. En España, el bienestar parece estar más integrado en el día a día del consumidor. Las marcas que les hacen sentir bien conectan con una visión amplia del concepto de bienestar, en el que conviven el disfrute, el peace of mind, la conveniencia o la sostenibilidad, aspectos que forman parte de su rutina.  

- Contenido relacionado -