Los beneficios del packaging personalizado

Actualmente, en el mercado nos encontramos todo tipo de embalajes según el producto que vayamos a envasar y sus características. Hay packaging de cartón, vidrio, papel, aluminio, entre otros materiales; así como embalajes para proteger, contener o impulsar una compra.

Obviamente, cada uno de estos responde a una necesidad concreta, y dependiendo del sector empresarial, será mucho más apropiado uno que otro. Ciertas industrias deben trabajar con materiales plásticos o embalajes en vidrio, mientras que otras lo hacen con cartón porque es respetuoso con el medio ambiente.

¿Para qué sirve el embalaje personalizado?

El embalaje personalizado puede ser una herramienta muy útil para fidelizar a nuestros clientes. De hecho, en esta era del comercio online donde hay que estrechar la relación entre el cliente y el usuario a través de una experiencia de compra óptima, este tipo de modalidad es muy efectiva.

La impresión integral de un envase ofrece la posibilidad de comunicar especificaciones de un producto, incluir la información de la normativa legal del etiquetado, además de destacar la marca de forma visible. Cabe destacar que un 40 % de los compradores señala su disposición a realizar un nuevo pedido en una tienda online si el embalaje es de tipo premium.

Ventajas del embalaje personalizado

Nada mejor que impactar a un consumidor y transmitir la imagen de empresa seria y comprometida con el uso de paquetería o embalaje personalizado. Recibir un envase sin identificación, marca o eslogan resulta demasiado low cost y poco atractivo. 

¿Cuáles son las principales ventajas a la hora de personalizar un packaging? A continuación, enumeramos algunos aspectos a tener en cuenta.

Potencia la marca 

Da lo mismo que el envío sea grande como pequeño, lo importante es que el consumidor pueda tener una información clara sobre la empresa que hace el envío. Es una forma de aumentar el posicionamiento de la marca

Mejora la percepción del consumidor

A través del packaging personalizado se consiguen transmitir los valores de la empresa; por lo que estamos ante un elemento de marketing de primer nivel. Una caja o envase que muestre un diseño exterior bonito y que refleje el espíritu empresarial mejorará la percepción que el consumidor tiene de la misma.

Fidelización de clientes

Tal como hemos explicado anteriormente, la empresa puede fidelizar a sus clientes si les brinda una buena imagen. Cuando un cliente realiza compras con cierta frecuencia, es normal que recomiende los productos a familiares y amistades si se encuentra satisfecho.

Por lo tanto, un packaging personalizado y bien trabajado es mucho más importante de lo que podemos pensar. Cuanto más atractivo y mayor calidad nos muestre un envase, más opciones tenemos de seducir a los clientes. Se dice que “en el detalle está el gusto”, por ese motivo, cuidar nuestra tarjeta de presentación es fundamental para conseguir mayores beneficios empresariales.

En definitiva, un embalaje personalizado nos diferencia del resto de marcas y empresas y potencia nuestro negocio. Este tipo de promoción pone de manifiesto ciertos valores e identidad empresarial que repercute favorablemente en la imagen y reputación.

- Contenido relacionado -
Artículo anteriorSmilebrand incorpora a Óscar Alksayer como business Director & Smiler
Artículo siguienteEl hogar, nuevo centro del universo