Los anunciantes globales exigen la reforma del ecosistema publicitario digital

A través de la Carta Global de Medios (desarrollada por la Federación Mundial de Anunciantes) se solicita que las agencias, compañías de tecnología de publicidad, propietarios de medios y plataformas, trabajen junto con los anunciantes para crear un entorno más seguro, más transparente y amigable para el consumidor.

En oportunidad que la World Federation of Advertisers (WFA) realizara en Tokio su reunión anual con la participación de Philip Perez, titular de la Cámara Argentina de Anunciantes y Vicepresidente Regional para América Latina de dicha Federación, se publicó una Carta Global de Medios (Global Media Charter) diseñada para crear las condiciones en pos de un ecosistema de comercialización que funcione mejor para las marcas y los consumidores.

La WFA ha trabajado estrechamente con un gran número de los más importantes anunciantes del mundo (Coca-Cola, Diageo, L’Oréal, MasterCard, McDonald´s, Nestlé, P&G, Philips y Unilever, entre otros) y ocho asociaciones de anunciantes de los principales mercados publicitarios globales (Alemania, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Reino Unido y EEUU) para desarrollar la Global Media Charter que establece ocho claros principios diseñados para crear un mejor y más equilibrado ecosistema de marketing digital, maximizando las áreas de transparencia, seguridad de marca, fraude publicitario y visibilidad, ofreciendo así un marco que las agencias, compañías de tecnología para publicidad y plataformas de medios deberían cumplir si quieren asegurar los ingresos publicitarios en el futuro.

Al respecto, Stephan Loerke, CEO de la Federación Mundial de Anunciantes, sostuvo: “El ecosistema digital ha crecido tan rápidamente que no es de extrañar que esté lejos de ser perfecto. Pero el tiempo de la indulgencia ha terminado. La mayor parte de los presupuestos de marketing del mundo ahora se invierte en plataformas digitales y los anunciantes tienen derecho a exigir que el dinero que invierten pueda rastrearse y comprenderse claramente. No se trata sólo de saber que los presupuestos han sido bien gastados. También debemos asegurarnos de que los intereses de las marcas y los consumidores estén protegidos en estas nuevas plataformas”.