Lo lento está de moda para Casa Tarradellas

Vivir en el presente, apreciar cada instante y tomarse la vida con calma es una filosofía a la que aspira buena parte de la población. Sin embargo, esto contrasta muchas veces con las prisas por conseguirlo todo y por esa inmediatez con la que la liebre gana ventaja en la carrera. Casa Tarradellas ha querido apostar por la tortuga en su nueva campaña, ‘La gran espera’.

En ella, la lentitud es una virtud que contribuye a una calidad de vida (y de comida) mucho mejor. El anuncio principal nos explica la historia de la pizza con masa de fermentación lenta desde una perspectiva familiar. Así, el protagonista del spot es Pol, que le pregunta a su madre si considera que es demasiado lento.

Esta se inspira en el envase de la pizza para contestarle, y le asegura que no es que sea lento, es que se toma su tiempo para vivir. «Vísteme despacio que tengo prisa», le responda ella, haciendo referencia a Bonaparte. En cualquier caso, son muchas las palabras con las que intenta adornar el hecho de que es una persona que vive con un ritmo pausado. De hecho, cuando suena el timbre del horno, la madre le pide que no vaya él, puesto que tienen que cenar hoy, y no mañana.

- Contenido relacionado -