Las series de TV de las plataformas de pago superan en diversidad a los medios tradicionales

Nielsen presenta por primera vez en Europa el informe “Nielsen Consumidor Digital LGTBIQ+: la equidad en la publicidad y los medios” elaborado en colaboración con Dynata. Una iniciativa que persigue el objetivo de dar voz a la comunidad LGTBIQ+, a la vez que visibilizar sus percepciones y comportamientos de los medios y la publicidad.

Para contextualizar, cabe señalar la importancia del colectivo tanto socialmente como económicamente. Se estima que el poder adquisitivo de las personas LGTBIQ+ asciende a unos tres trillones de euros globalmente y que el colectivo sería un 40% más consumidor de artículos de lujo que el resto de la población. De los 47 millones de habitantes aproximadamente que tiene España, el 10% pertenecen a la comunidad LGTBIQ+, por lo que nos estaríamos refiriendo a un total de 4,7 millones de personas LGTBIQ+ españolas, aproximadamente (según datos del informe “Consumo con Orgullo” del 2017 elaborado por Nielsen IQ). 

El informe pone de relieve una serie de conclusiones reveladoras. Para comenzar, el colectivo LGBTBIQ+ y el resto de la población consideran que tanto los medios como la publicidad no son lo suficientemente inclusivos. Siendo más crítico en su puntuación el colectivo LGBTBIQ+ con respecto a su falta de representación en los medios que la población general. De hecho, existen más de diez puntos de diferencia entre la percepción de cuánto de incluidas se sienten las personas LGTBIQ+ y lo que opina el resto de la población al respecto.  Es decir, las personas que no pertenecen al colectivo creen que no existe un problema tan grave de falta de diversidad como lo consideran las personas LGTBIQ+. En cuanto a los diferentes grupos, existe consenso en que los gays (33% según el colectivo vs 42% de la población total consideran que los medios son muy inclusivos) y las lesbianas (24% LGTBIQ+ y 36% población total) poseen una mayor representación y mejor trato que el resto de las audiencias LGBTQ+ dentro del contenido y la programación de los medios. Destacando la infrarrepresentación de las personas transgénero (tanto hombres como mujeres) y las personas de género no binario, que son los grupos percibidos como con una menor inclusión en los contenidos de los medios (entre el 13 y 14%), mientras que las personas bisexuales o pansexuales se sitúan ligeramente por encima, con un 17% de inclusión. Si segmentamos por tipo de medio, las plataformas de vídeos de pago vencen la batalla de la inclusión a los medios tradicionales, entre los que se encuentra la televisión.  

Las series vistas en plataformas (como Netflix, HBO, Movistar+, Amazon Prime, etc) se encuentran en el puesto número dos del ranking de medios que mejor tratan la diversidad en su programación, tan sólo por debajo del contenido que publican en RRSS familiares y amigos. Mientras que la TV tradicional se sitúa como tercera en el pódium de los menos inclusivos (según el 35% de los encuestados), tras los programas de radio (40%) y la prensa tradicional, que para el 41% de los encuestados ven esta plataforma como la menos inclusiva.   Una diferencia entre medios cuya explicación también podría residir en la diferencia de modelos de negocio. Tanto las RRSS como las plataformas de pago ofrecen una mayor variedad de contenidos y otorgan al consumidor una mayor capacidad de elección basada en la personalización de las audiencias.

El informe también arroja luz sobre cómo los medios podrían mejorar esta nota. El diagnóstico está claro: más de la mitad de las personas del colectivo LGBTQ+ encuestadas (59%) creen que la clave reside en evitar los estereotipos.  Y aunque la amplia mayoría del colectivo (un 73%) reconoce que los medios han mejorado en su apuesta por la diversidad, todavía queda mucho margen de mejora de cara a dar visibilidad sin etiquetas, como revelan los datos comentados anteriormente. 

En cuanto a los medios donde los anuncios son más inclusivos, según la percepción del colectivo LGTBIQ+, claramente ganan la batalla los formatos online frente a los tradicionales.  Las que obtienen mejor puntuación son las RRSS, tanto en publicidad de marcas como de influencers (según el 18% que dice es muy inclusiva), seguidas por el resto de anuncios online (17%).  La parte baja de la tabla la encabezan los anuncios de radio (el 50% los ve como muy poco inclusivos), seguidos de cerca por la prensa tradicional (49%) y las revistas o magazines en formato impreso, (45%).  Datos que confirman la tendencia de la mayor diversidad en el contenido online frente al de los medios tradicionales analizados anteriormente. 

- Contenido relacionado -