Las pymes y startups realizaron un 79% de pagos online en el periodo de cuarentena

Los negocios comienzan a levantar la persiana tras varias semanas cerrados y uno de los servicios que volverá a ser clave para pymes y startups son los que ofrecen las entidades bancarias. Durante el periodo de confinamiento el uso de la tarjeta para operar ha aumentado entre las empresas, sin embargo, también lo han hecho las tarjetas virtuales.

En concreto, en Europa el 22% de las pymes y startups generaron tarjetas virtuales durante los días de cuarentena, según el neobanco para empresas y autónomos, Qonto. En España este porcentaje es incluso superior, un 24%, el doble que en Italia. Solo Francia supera ligeramente el dato de España, ya que en el país vecino 1 de cada 5 pymes y startups crearon tarjetas virtuales durante la crisis del Covid-19. Por detrás, se sitúa Alemania con un 19%.

Este aumento en el interés de las tarjetas virtuales no es casual ya que, según el estudio “¿Evolución o revolución? Radiografía de la relación entre pymes, startups y banca”, realizado por Qonto y para el que ha encuestado a más de 900 pymes y startups españolas, una de las funcionalidades que más demandan las empresas es precisamente disponer de tarjetas virtuales. La preferencia por este tipo de tarjetas es ligeramente superior en las startups, con un 28,8% frente al 27,6% de las pymes.

En este sentido, durante el periodo de confinamiento a causa del Covid-19, se realizaron un 58% de pagos online por parte de este tipo de empresas, lo que supone un aumento del 44%. Por países, en España, las pymes y startups realizaron un 79% de pagos online en el periodo de cuarentena, lo que se tradujo en un incremento del 16% respecto al periodo anterior. En Italia, se registró un 42% de pagos de este tipo durante esas semanas por parte de las empresas frente al 33% en los días previos. Por su parte, en Francia y Alemania, estas empresas realizaron un 62% y 61% respectivamente de pagos online, sin embargo el crecimiento de Alemania ha sido de apenas un 5% frente al 55% del país francés.

Según el informe de Qonto, y en línea con los pagos online, se situarían las transferencias inmediatas e ilimitadas, una de las funcionalidades más solicitadas aunque principalmente por las startups (31,5%) frente a las pymes (29,6%). El sistema de bonificaciones y las notificaciones en tiempo real son otras de las funcionalidades incluida en la lista de demandas de pymes y startups. Sin embargo, mientras en el caso de las pymes la digitalización de facturas (27,4%) es la más demandada, las startups se decantan por contar con una API integrada con los sistemas de contabilidad propios de la compañía (26%).

Aunque durante el periodo de confinamiento las entidades bancarias seguían a disposición de sus clientes, lo cierto es que pymes y startups se han decantado por utilizar otras formas para operar con sus cuentas. El ordenador es la opción preferida por el 32,6% de las pymes frente al 31,7% de las startups que eligen acceder a su banco desde el móvil.

En general, las pymes hacen un uso más intensivo de la tecnología que las startups para acceder a su entidad bancaria, casi 4 de cada 10 lo hacen desde el ordenador y el móvil, frente al 35,5% de las startups.

- Contenido relacionado -