Las marcas se enfrentan a un consumidor más consciente y exigente

Toluna ha realizado un estudio a nivel global cuya muestra en España es de 1.102 personas mayores de edad. En este estudio se han seguido ciertos indicadores durante 16 olas diferentes, creando así el Barómetro de Consumidores Conscientes 2020-2021 de Toluna. Con él se quiere ayudar a que las marcas comprendan el cambio de hábitos de los consumidores para poder identificar las nuevas necesidades a medida que éstas van cambiando.

Después de más de un año de grandes cambios es importante comprender el comportamiento y las nuevas necesidades de los consumidores que sin duda cambiarán la forma en que las marcas se posicionan y comercializan sus productos y servicios.

De este estudio destaca la importancia del deseo de las personas en interactuar con marcas que comparten sus mismos valores. Según el mismo, el 46% de los consumidores interactúa con marcas que comparten sus valores, el 49% ha dejado de comprar marcas que no están alienadas con los mismos, y más de la mitad favorece a aquellas marcas con las que sienten que comparten más opinión sobre temas importantes como el respeto a las personas y al medio ambiente.

Se consumen nuevas marcas y se premia la sostenibilidad

El confinamiento cambió, en gran medida los hábitos de consumo. Esto se ve reflejado en que gran parte de los consumidores probaron nuevas marcas al no poder acceder a los productos y servicios habituales. Además, el 34% de estos continuó haciéndolo una vez acabadas las restricciones, y lo mantuvieron como un nuevo hábito, gracias a que estos descubrimientos respondían a la demanda de valores compartidos de los consumidores.

Hoy en día, el estudio refleja que el 79% de los consumidores de todo el mundo cree que las marcas deben rendir cuentas a los consumidores sobre su forma de producir y su sostenibilidad social y medioambiental. Como reflejo de esto casi la mitad de los consumidores a nivel global, ha dejado de apoyar a determinadas marcas con sus compras.

Revolución en las cocinas

La cocina ha sido uno de los ámbitos que más se modificaron durante la pandemia, cocinar, experimentar y el prestar atención por una alimentación más saludable fueron aspectos que se vieron en casi todos los hogares. Esto ha hecho, que a pesar del deseo de salir a comer o cenar a restaurantes, se ha instaurado la costumbre de darle mayor utilidad a las cocinas de los hogares. Además, se es más consciente de los efectos de los alimentos en la salud y el medio ambiente, esto se refleja en que el 35% de los encuestados están dispuestos a probar nuevas marcas y productos y prestar más atención al lugar de producción. No solo se reclama la sostenibilidad, los consumidores también quieren ser apoyados con gestos más concretos que den sentido a la relación con la marca gracias al interés, la confianza y la fiabilidad.

Nuevas rutinas: autocuidado y belleza al alza

Después de todos estos meses, los consumidores han adquirido nuevos hábitos, ¼ de los consumidores a nivel mundial afirma que seguirán cuidándose en casa, sin hacer uso de peluquerías ni barberías, un 59% está interesado en productos y soluciones para mejorar el bienestar, las vitaminas y los suplementos se han convertido en una parte muy importante de la rutina para un 32% de los encuestados. Por lo general los consumidores gastarán más en productos de higiene y cuidado personal.

Valores de marca: consumidor consciente y más exigente

La incertidumbre y la inestabilidad son dos características que nos acompañan desde hace más de un año en nuestro día a día. Esto hace más que evidente la necesidad de que las marcas lleven a cabo investigaciones y análisis con los que puedan evaluar los cambios de los consumidores. En el plano digital esto se traduce en su comportamiento y en el mejor conocimiento de los valores en los que se reflejan.  Un 23% de los encuestados a nivel global afirma que pensará más en él a la hora de comprar una marca determinada, evaluando la afinidad con sus valores.

Gracias al Barómetro del Consumidor de Toluna las marcas pueden reconocer estas áreas más sensibles para los consumidores, como son la responsabilidad con el medio ambiente, la igualdad, los productos de km 0 y el etiquetado, entre otros. Estas áreas las podemos ver reflejadas en los siguientes datos: el 57% exige un comportamiento responsable con el medio ambiente, el 41% quiere una actitud humanitaria, el 76% apoyo contra las desigualdades, el 22% pide apoyo a las comunidades locales y al territorio, el 62% prefiere comprar alimentos producidos localmente, el 57% está cada vez más interesado en conocer los ingredientes leyendo las etiquetas con más atención.

Compra online vs compra offline

Los cambios de hábitos también afectan a los canales de compra, y durante estos últimos 12 meses hemos vivido una aceleración digital que en circunstancias normales hubiera llevado 5 años. El e-commerce ha sufrido un gran boom, junto con la entrega a domicilio, pero en la otra cara de la moneda, se han re descubierto las tiendas de proximidad y los comercios independientes, hasta la relación directa con la marca comprando en webs sin intermediarios. A un 26% de los encuestados le gustaría comprar la mayor parte de alimentos en tiendas locales, un 33% dice estar abierto a probar nuevas marcas, mientras que al 31% le encanta la comodidad de recibir los productos directamente en la puerta de casa, un 17% seguirá utilizando el servicio de click and collect y un 23% elegiría comprar los productos directamente de la marca.

- Contenido relacionado -