‘Las marcas miran hacia un mundo mejor’

Descubre la primera parte de una nueva entrega de la sección “Salomón”, en este caso referente al número impreso de Septiembre de La Publicidad en 2020. No te pierdas su mirada crítica sobre algunos de los spots de actualidad.

“Desde hace muchos años, verano tras verano, nos hemos ido topando con campañas que nos han dejado un buen y fresco sabor de boca. Cómo no recordar aquel “Tengo gambas, tengo chopitos, tengo jamón…” de la ONCE; o aquel “Del pita pita del..” de Coca-Cola. Por cierto, todos ellos con un alto grado de gancho musical. Dentro de ambos ejemplos se ha colado hace algún tiempo la campaña de Estrella Damm, ‘Mediterráneamente’. Por méritos propios se ha ganado un espacio en el corazón y el recuerdo de los consumidores verano sí verano también… Y es que el tono desenfadado y festivo que marcaban sus spots daba el pistoletazo de salida a las vacaciones. Y he dicho bien, marcaba, porque desde el año pasado Estrella Damm tiene como objetivo concienciar a la sociedad sobre la necesidad de proteger el mar Mediterráneo a través de su campaña Mediterráneamente. ¡Bien por las marcas con conciencia social! Este año, el spot Acto III – Compromiso representa, a través de una potente coreografía interpretada por 24 bailarines y bailarinas, cómo trabajando de forma colaborativa podemos proteger nuestro planeta y, además lo hace con una magnífica producción, aunque no siempre funcione igual un ballet moderno en un teatro que en un espacio abierto ni se entienda el mensaje. Por eso en esta ocasión tengo que recurrir al clásico refrán que asegura que “las terceras partes no siempre son tan buenas”, y Compromiso quizá no queda a la altura de Alma y Amantes a pesar de su fantástica banda sonora. No hace falta recalcar que es maravilloso que una marca como Estrella Damm se vuelque y dé visibilidad un año más a la problemática medioambiental, pero particularmente echo muchísimo de menos los spots ‘frescos’ de antaño. Se ha perdido la esencia que les hacían ser uno de los spots más esperados del verano. Esas reuniones de amigos con lucecitas, música y cabellos bonitos al viento; esas historias de amor y de amigos que se hubieran enfrentado a un reto mayúsculo ante la idea de expresar también una distancia social y una actitud responsable ante el contexto que vivimos. Pero, he de decir, me hubiera gustado conocer sus ideas creativas en este momento.

Por otra parte, una de las enormes sorpresas que nos hemos llevado este mes sin duda es la campaña de Campofrío que, bajo el título Al desayuno lo que es del desayuno, reivindica el papel de la primera comida del día como esencial. Y lo muestra en un tono de humor característico, representando tres momentos distintos donde un disciplinado camarero de hotel sirve a los comensales un desayuno muy distinto al que habían pedido; recordándoles, a su vez, lo que a diario prefieren hacer antes que desayunar en condiciones. Una manera muy directa de intentar hacernos ver a todos que, como bien dicen los expertos en nutrición, el desayuno es una de las comidas más importantes del día y que es preferible afrontar el día con un buen desayuno que no ver a tu influencer de cabecera desde primera hora de la mañana o quién saldrá de titular en el partido de tu equipo. Bravo por Campofrío”.