Las estrategias de promoción y el papel que juegan los brokers

La proliferación de las plataformas que ofrecen servicios de brokers muchas veces sin coste, supone un modelo de negocio paralelo para empresas del sector de los anunciantes. 

Para lanzarse a la bolsa hay que estar bien asesorado sobre dónde, cómo y cuándo hay que invertir nuestros ahorros, ya que lo que nos muestran las cifras es que muchos de los pequeños nuevos inversores han sufrido viendo a sus ganancias luchar por mantenerse. Esa necesidad contínua de consulta es un impulso para los anunciantes que deciden invertir en publicidad en estos nichos. 

Para encontrar brokers bolsa online hay que recurrir a un sitio web que nos muestre una comparación entre las diferentes opciones y a partir de ahí decidir cuál o cuáles se adaptan mejor a lo que buscamos. Estos mercados financieros son una oportunidad para mover dinero y la confluencia de circunstancias como tipos de interés cero o negativos, o la facilidad de gestión a través de las tecnologías digitales, han sido algunos de los factores más importantes que han logrado sembrar ese interés entre los usuarios. La rentabilidad por tanto de las empresas anunciantes que hacen campañas en estos sitios de internet es muy alta, dado el volumen de movimiento de entradas de usuarios que hay.

El poder de las redes sociales y las plataformas tiene mucho que ver con la popularización de este fenómeno, y el perder el miedo a invertir de muchos de los navegantes y a su vez de los publicistas. Incluso hemos visto en el último año situaciones en las que inversores minoristas han conseguido disparar en Bolsa en tan sólo una jornada las acciones de compañías que estaban en serios apuros, sólo dejándose llevar por una corriente popular que animaba a realizar determinada apuesta. Hay que tener claro que esto es algo que ocurre puntualmente y que por lo general hay que escudriñar el mercado y estar bien asesorado para no invertir erróneamente.

El riesgo es real

Cierto es que ese tipo de inversiones exitosas en masa pueden parecer muy tentadoras para el pequeño inversor, porque ofrecen beneficios elevados en muy corto plazo pero es importante no perder de vista los riesgos. La competencia es dura: gracias a las nuevas tecnologías cualquier persona con un mínimo de capital o incluso recurriendo a un pequeño préstamo puede invertir sin necesidad de grandes conocimientos previos en el mundo financiero. 

Pero no se nos puede olvidar que se trata de inversiones auténticas de capital y no de simulaciones, con el consiguiente riesgo real de enfrentarse a pérdidas económicas. Es por esta razón que hemos de asegurarnos de que estamos operando con una plataforma que nos ofrezca una seguridad a la hora de actuar. Es donde entra en juego la figura de un buen bróker, que organice las transacciones entre un comprador y un vendedor a cambio de una comisión una vez que se haya realizado la operación. 

Cuando elegimos un broker, ya sea para invertir nuestro dinero o para invertir en publicidad en él, conviene seguir una serie de consejos. No está de más echar un vistazo a las opiniones y experiencias que otros usuarios o agencias hayan tenido previamente. Otro aspecto a tener en cuenta para la elección son las tarifas, por lo que hemos de informarnos como inversores acerca de cuál es su depósito mínimo, si nos ofrecen una cuenta demo, qué plataformas tienen disponibles para trabajar y sobre todo cuáles son sus comisiones que van ligadas a las operaciones. Y como anunciantes hay que determinar el presupuesto e invertir en función de nuestra capacidad real pero sin lugar a dudas es una gran oportunidad para estas empresas, que van a posicionarse antes que otras

Algunas de las plataformas más populares como eToro, Robinhood o Ninety Nine eximen al usuario de muchos de los gastos por lo que suelen estar entre las favoritas sobre todo de aquellos que se inician en el mundo de la inversión bursátil con pequeñas cantidades. Otro gran atractivo es el de tener la posibilidad de comprar acciones fraccionarias, y eso es algo que también ofrecen las plataformas más potentes, lo cual las hace muy atrayentes para esos pequeños inversores. 

Qué papel tienen los brokers

En estas plataformas de brókers para comprar o vender acciones, los gastos para el cliente minorista que se acerca a probar suerte son mínimos. De media podríamos decir que para un pequeño inversor que decida apostar unos 2.000 euros con estos brókers, el coste para cuando se trata de acciones en el mercado español (las más económicas) puede estar entre 3 y 10 euros en función del bróker que se escoja. 

A esto hay que sumar una pequeña comisión de custodia que puede alcanzar los 20 euros por año, y las de cobro dividendo de apenas un par de euros. Una suma insignificante si tenemos en cuenta el valor de tener un acceso fácil a una plataforma con una guía para invertir y ganar sin necesidad apenas de tener conocimientos previos. 

- Contenido relacionado -
Artículo anterior‘Significado y aportes de ser independientes’
Artículo siguienteCocunat da la bienvenida al 2022 con un nuevo spot