“Las cotizadas solo cuentan las cosas buenas”

Estudio de Comunicación junto con El Confidencial y Georgeson han publicado la segunda edición de La Comunicación con inversores y analistas. Se trata de un estudio el cual afirma que la información financiera que dan las compañías disimulan las verdades negativas y realza demasiado las positivas. En esta edición, el análisis establece que la información de las cotizadas, actualmente, resulta más creíble para los inversores y analistas que hace diez años debido a que se sujeta a más obligaciones legales.

La muestra del estudio se centra en analistas financieros nacionales e internacionales, agentes de Bolsa, inversores particulares y gestores de fondos, capital riesgo y de family office.

En 2009, el 24,8% de los entrevistados creían que las compañías contaban únicamente la verdad. Ésta confianza ha caído 5,4 puntos porcentuales este año. Por otra parte, en relación con la absoluta desconfianza se invierte la tendencia en positivo: en 2009 un 23% de las respuestas desconfiaban en lo que decía la empresa, sin embargo, en 2019 ha disminuido un 6,4%. Sin embargo, crece del 18,5% al 48,4% la idea de que las cotizadas disimulan las verdades negativas y, de un 11,5% al 16,1%, que destacan demasiado las positivas.

Además, el estudio también revela que un 60% de los entrevistados tienen en cuenta los ESG (Enviromental, Social & Governance) a la hora de tomar decisiones de inversión. Aunque, por otra parte, destaca que el resto prefiere valorarlos por separado. Para el 70% de los primeros, ésto influye en el valor de las cotizadas y, en ciertos casos, manifiestan que “no hay objetividad en los datos”. El 40% de los que tienen en cuenta estos aspectos afirman haber sido objeto de acciones de engagement respecto a asuntos de ESG.

Las cuestiones sociales y medioambientales, para los entrevistados, se toman cada vez más en cuenta a la hora de valorar a las compañías convirtiéndose en un elemento necesario de consideración de cara a invertir.

En cuanto a los reguladores del mercado (CNMV y el Banco de España), el 49,3% de los entrevistados consideran que éstos deben ejercer un control más estricto sobre informaciones financieras. Además, aumenta a 38,5% aquellos que opinan que los reguladores no deben ser más restrictivos. Actualmente, analistas, accionistas e inversores valoran positivamente la información que los reguladores dan al mercado y la califican con 4,13 puntos sobre 5, incrementando en más de un punto la valoración de 2009 (3,04 puntos).

En cuanto a redes sociales, las nuevas compañías juegan un papel informativo mínimo en la comunicación con analistas, accionistas e inversores.