LaLiga lleva a cabo un emocionante experimento sonoro

LaLiga ha querido demostrar que todos los aficionados están unidos por un nexo común y que va mucho más allá de los sentimientos que tienen por cada uno de sus clubes: la pasión que sienten por el fútbol. Bajo el lema “Cuando sentimos juntos, sentimos más grande”, la asociación de clubes ha querido fomentar la unidad entre todos los aficionados de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank. Para ello, ha sometido a 42 seguidores, uno de cada club, a un experimento sonoro pionero en España: acompasar sus corazones a través de la banda sonora de LaLiga, compuesta por Lucas Vidal.

“La pasión por el fútbol es algo que todos los aficionados comparten. A veces la rivalidad nos hace perder de vista eso. Nosotros en LaLiga lo tenemos claro: el fútbol es el gran nexo de unión que vincula y acerca a todos los que aman este deporte”, explica Enrique Moreno, director de Marca Global y Activos de LaLiga.

Para hacer realidad esta premisa, LaLiga inició una campaña hace unos meses haciendo un llamamiento a aquellos seguidores que siempre cantan animando a su equipo durante todo el partido. Más de 4.000 personas se inscribieron en la iniciativa, y finalmente se seleccionaron a 42 seguidores, de 8 nacionalidades diferentes. Todos ellos se desplazaron hasta Madrid de forma enigmática, sin saber qué sorpresa les tenía preparada LaLiga. Al llegar aquí, los aficionados comenzaron a formar parte del experimento sonoro de forma anónima, sin conocer la procedencia o el club del fan que estaba a su lado.

Este ensayo está inspirado en un experimento llevado a cabo hace algunos años por la Universidad de Gotemburgo (Suecia), que demostró que si varias personas cantaban la misma canción de forma simultánea, sus frecuencias cardíacas se sincronizaban entre sí, subiendo y bajando juntas. En esa ocasión, el experimento se realizó con un grupo de personas, hombres y mujeres, de 18 años de edad.

Ahora, LaLiga ha querido demostrar esa premisa, haciéndolo con aficionados reales y en una sola jornada, todo con el concepto ‘Cuando sentimos juntos, sentimos más grande’. Para ello, estableció una serie de parámetros que permitieran que la medición fuera acorde a las características de cada sujeto, marcando una franja cardíaca concreta en la que todos los aficionados deberían moverse al término del experimento, todo con la supervisión de la doctora Tania Rodríguez Gabella, cardióloga del Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Una vez establecido este parámetro, se midió la frecuencia de cada aficionado con la ayuda de pulsómetros, que enviaban la señal a una pantalla común en la que científicos y Rodríguez Gabella monitorizaban la evolución de esos latidos.

Artículo anteriorWaterWipes confía en Lewis
Artículo siguienteNuevas butacas inmersivas en Cinemark