La Publicidad entrevista en exclusiva a José Casanova (CEO de Casanova) quien nos habla sobre algunos de los trabajos más notorios de las marcas con las que trabajan, como el más reciente, el de “la lona más grande del mundo”, para Huawei. Casanova pone su apellido a esta agencia que ha tenido que transformarse para adaptarse a la realidad del mercado protagonizada por la crisis económica y la transformación en estos últimos años.

Casanova cuenta ya con un largo recorrido, ¿qué balance haría de la agencia en estos años de trayectoria? 

Pues un balance positivo sin duda. La agencia ha sufrido una transformación en todos sus aspectos, tanto en sus estrategias, como equipos internos y clientes, que le ha permitido poder hacer frente al exponencial crecimiento de manera exitosa.

¿Se han convertido en la agencia que proyectaron en un inicio?

La verdad que con la rapidez con la cambia todo y la evolución de las necesidades del mercado, las proyecciones que hicimos en un principio, hablando de servicios, no se parecen en nada a la realidad que tenemos hoy. En lo referente al crecimiento y posicionamiento de nuestra marca, sí estamos acercándonos a la relevancia que buscábamos.

¿Cómo se han ido adaptando al nuevo modelo de agencia surgido a raíz de la revolución tecnológica y de la crisis?

La crisis nos lanzó a una nueva piscina de cambios y aprendimos a nadar tan rápido como nos exigía el mercado. La revolución tecnológica ha sido una bendición. Una oportunidad de integrar y amplificar las ideas de siempre. Y sinceramente nos hemos adaptado fenomenal.

Trabajan con marcas como Nivea, Huawei, Mayoral, La Liga o Federopticos, entre otras. ¿Qué retos se ponen con cada anunciante y cómo trabajan con cada cliente? 

Los retos nos los ponen realmente ellos. Nuestro reto es el de cómo afrontar cada proyecto y de cómo lograr superarlo con éxito, superando las expectativas de la marca.

Protagonizaron recientemente junto a Huawei una impactante acción de la lona más grande del mundo”. ¿Cómo dieron con esta idea? ¿Qué repercusión ha tenido?

Trabajando en el lanzamiento del nuevo smartphone P20 Pro, cuya característica diferencial es la cámara fotográfica más potente del mercado, y con el objetivo de acercar sus productos a los profesionales del mundo de la fotografía, surgió la idea de “profesionalizar la fotografía smartphone”. El 366 es un proyecto global donde los contenidos y experiencias son el eje donde la marca busca actuar de manera integral y diferencial en su comunicación. Acercándola a sus públicos través de campañas, documentales, workshops, street marketing, presentaciones o exposiciones. Un proyecto que nace desde la integración de agencia, cliente y el prestigioso Fotografo y realizador Eugenio Recuenco. Estamos ahora mismo inmersos en la campaña, un proyecto global que se extenderá hasta diciembre de este año. Por lo que aún no tenemos cierres y datos. Pero estamos recibiendo un feedback muy positivo.

¿Cuáles son para usted los principales factores para conectar a la audiencia con las marcas? 

Lo más básico es entender al público al que te diriges. Su estilo de vida. Sus criterios de selección. Y lo más importante saber traducir eso en un mensaje creíble, atractivo y diferenciador. Hablo con muchas anunciantes que me trasladan este problema. La falta de afinidad de campañas, el lento crecimiento de sus redes, el bajo engagement.

¿Existen barreras entre lo digital y lo offline? ¿De qué manera las rompen con sus creatividades?

Si pensáramos que existiesen barreras entre lo analógico y lo digital tendríamos un problema serio incluso en nuestra propia supervivencia. Siempre pensamos en qué tenemos que vender sin pararnos nunca en si hay o no barreras. Normalmente las ideas las concebimos desde proyectos integrales. Aunque nos pidan un spot, siempre buscamos todos los caminos posibles para amplificar y crear un universo de campaña que permita tener más alcance y recorrido.

“Si pensáramos que existiesen barreras entre lo analógico y lo digital tendríamos un problema serio”

¿Son importantes para vosotros los premios creativos? ¿Por qué?

Para nosotros los premios son importantes porque lo son a la hora de comunicar tu capacidad creativa. Pero la verdadera importancia se la damos a los resultados de nuestras campañas, a que cumplan los objetivos y hagan crecer a las marcas para las que trabajamos.

¿Cuál es su mejor carta de presentación cuando van a un cliente?

Sin duda, el recorrido y éxito de los trabajos realizados. Y no menos, el equipo que hay detrás de los mimos.

¿Con qué perfiles cuentan en la agencia? ¿Qué peso le dan a cada uno de ellos? 

Los perfiles son muy heterogéneos. Perfiles digitales, estratégicos, creativos, de producción, pero todos tienen en común que sienten la misma pasión por su trabajo. Todos tienen el mismo peso, pues todos son vitales para el correcto desarrollo de los proyectos. Este solo cambia en función de las necesidades concretas del mismo.

De cara al futuro, ¿cuáles son los principales retos con los que va a tener que pelear una agencia como Casanova?

El mayor reto es el crecimiento sostenible. Crecer y completar la definición de que somos una agencia digital basada en los contenidos y experiencias. Además, será fundamental tener agilidad para saber sortear los rápidos cambios que se produzcan en el mercado.