La Realidad Aumentada se consolida en el sector industrial

La Industria 4.0, cuarta revolución industrial o industria inteligente. Independientemente del término que se utilice, este concepto está relacionado con los nuevos métodos de organización del ciclo de producción en todas sus fases gracias al avance de las nuevas tecnologías que giran en torno al Big Data, Cloud Computing o a las tecnologías inmersivas de simulación y virtualización. Pero ¿qué aplicaciones tiene la Realidad Aumentada en el sector industrial?

Desde Ayming, grupo internacional de consultoría para la mejora del rendimiento empresarial, han analizado cómo la Realidad Aumentada permite implementar nuevas soluciones y dotar a los sistemas de nuevas capacidades de inteligencia e interconexión para mejorar el rendimiento industrial y aumentar su abanico de aplicación en prácticamente todos los sectores.

La Realidad Aumentada, a diferencia de otras tecnologías, permite representar todo tipo de información (imágenes, videos, objetos 3D…), sin perder la percepción del mundo real. El proceso de superposición en estos sistemas se desarrolla en 3 fases. La primera de ellas es el reconocimiento del entorno que permite captar la realidad y los objetos físicos que se visualizan. Posteriormente se produce el procesado, la mezcla y la alineación. En esta fase se interpreta la información captada del mundo real para generar las imágenes virtuales y mezclarlas de forma adecuada. “Los principales elementos de esta fase son los conocidos como “activadores” y están compuestos por brújulas, GPS, acelerómetros y otros componentes de captación, así como potentes herramientas software para el correcto procesado del movimiento y la mezcla digital”, explica Ignacio Gil Gutiérrez.

En los ciclos de producción, la Realidad Aumentada está permitiendo explorar nuevas posibilidades gracias a la implementación de novedosos procedimientos y tratamiento interactivo de contenidos audiovisuales en tiempo real. La proyección de este tipo de información, junto con la recreación de elementos tridimensionales, “permiten una fusión casi perfecta entre el mundo real y el mundo virtual gracias a las altas capacidades de procesado y las bajas latencias de los componentes electrónicos actuales. Estas innovaciones tecnológicas presentan nuevas metodologías que aportan un gran valor añadido en los procesos de simulación de resultados para el análisis de viabilidades tecnológicas y nuevas operativas en los procesos de fabricación”, sostiene Ignacio Gil Gutiérrez.

- Contenido relacionado -