La publicidad ya no es tan molesta

Un estudio realizado por Publicis Media sobre el control de los usuarios ante la publicidad digital, destaca que el uso real de técnicas para evitar la publicidad es limitado y está reduciéndose paulatinamente en los últimos dos años. Según el Observatorio que Publicis Media lleva realizando desde finales de 2015, si bien el 39% de los usuarios borran las cookies, bajo el argumento de limpiar su ordenador y de salvaguardar su privacidad, sólo el 18% bloquea las cookies, para evitar ser monitorizados. Un 20% de los internautas utiliza la navegación privada y el 28% utiliza adblockers para bloquear los anuncios. Existe un amplio conocimiento de las técnicas para evitar la publicidad online: El 59% conoce el uso de adblockers, 50% el borrado de cookies, 47% el uso de navegación privada y 45% el uso de anti-trackers o blockeadores de cookies.

Como valoración preliminar se observa que la publicidad digital se percibe como la del resto de los medios: Un elemento natural del entorno, un peaje que hay que pagar por el acceso a contenidos y/o servicios gratuitos. La publicidad se considera variada y personalizada pero se valora mal cuando el formato o el contenido interrumpen la navegación.

El estudio identifica cuatro tipologías de consumidores en función los dos condicionantes que explican en qué medida los consumidores son accesibles para las marcas: El nivel de conocimiento que tienen de la tecnología y la exposición de su privacidad que quieren tener en la red. Los nativos digitales, principalmente jóvenes menores de 25 años que solo usan internet en el móvil y comparten sus datos abiertamente en redes sociales, son los que más utilizan la navegación privada, principalmente para proteger su privacidad respecto a sus padres. Los integrados menores de 35 años, que también navegan principalmente, pero no exclusivamente, en el móvil, utilizan los anti-trackers para evitar el control de su navegación. Ambos grupos, muy avanzados en el conocimiento y uso de la tecnología, utilizan los ad-blockers para evitar la carga de sus navegadores, acelerar la velocidad y mejorar su experiencia de usuario.

Frente a estos dos perfiles encontramos a los prácticos, menores de 45 años, que reciben bien la publicidad al considerar que les aporta información y valor, y utilizan más habitualmente técnicas como el borrado del historial o borrado de las cookies para mantener limpio el ordenador, evitar la entrada de virus y no ser detectados haciendo un uso indebido de los dispositivos, por ejemplo en el trabajo. Por último, los inseguros, en los que se engloba a los mayores de 45 años, son los que utilizan internet fundamentalmente desde el desktop, aunque cada vez más usan el móvil y quieren una publicidad informativa, con ofertas y promociones. Su principal actitud es el borrado de cookies para proteger su privacidad.