‘La necesaria adaptación profesional permanente’

La Publicidad lanza en septiembre el “Especial Agencias 2019”, donde diferentes profesionales del sector ofrecen su particular punto de vista sobre el panorama actual de las agencias. Descubre el artículo de opinión de Lidia Sanz, directora general de la Asociación Española de Anunciantes.

En la sociedad se producen cambios constantes y actualmente vivimos una gran complicación que nos invade a todos respecto al alcance y los objetivos de la comunicación. Por supuesto las agencias se han visto muy afectadas por el desarrollo tecnológico que no incide evidentemente solo en los anunciantes o en los medios; las agencias para poder dar respuesta a las necesidades de las empresas anunciantes ya sean creativas o de medios, deben estar realizando de modo permanente una adaptación profesional que, además de continua, es muy exigente.

De nuestro estudio anual del Observatorio de la Publicidad en España “La Comunicación Comercial en cambio permanente” podemos extraer una clara radiografía de un panorama en constante evolución en donde los perfiles profesionales que se incorporan al mercado proceden cada vez de áreas más multidisciplinares.

“lo digital no debe entenderse como una adaptación de las nuevas herramientas a los viejos usos”

Las agencias tienen que consolidarse como defensoras del rol entre anunciantes y medios, y desde la estrategia y la creatividad basar su propuesta de valor buscando modelos óptimos eficaces. Las grandes consultoras están entrando en el mercado publicitario, poniendo en valor su conocimiento del contexto para intentar atraer la gestión de las marcas. El sector publicitario es muy interesante para estas compañías, no solo comprando agencias de publicidad, sino creando divisiones y departamentos estratégicos al servicio de la marca global. En este entorno todos los actores deben trabajar con los principios de competencia y transparencia.

Ante esta situación, está claro que todos tienen que estar cada vez más cerca de los anunciantes y entender muy bien sus necesidades para conectar, a través de la estrategia, creatividad y tecnología, con el nuevo consumidor del conocimiento.

Es evidente que lo digital no debe entenderse como una adaptación de las nuevas herramientas a los viejos usos, sino como un cambio en la mentalidad que afecta a los tiempos, espacios y objetivos de los actores y gestores de la comunicación.