La marca y diseño se unen para luchar contra el autismo

141

Jeannie Pascual Cornwall es una diseñadora textil y madre de un niño con autismo. Pensando en reunir fondos a través de rastrillos benéficos dibujó una pulsera de colores, sobre la que escribió la palabra “amibola”.

Nunca imaginó que aquello se convertiría en el complemento “de moda” del que se han vendido miles de unidades, sin más medios que el boca-oído y las redes sociales y, muchísimo menos, que amibola podía convertirse en una marca para reunir fondos que mejorasen la vida de alguien.

Hace ahora 9 años un grupo de familias con niños con autismo, junto a profesionales especialistas en el tema, crearon Aleph-Tea (Asociación Libre para la Educación Personalizada y Humana de los Trastornos del Espectro Autista). En 2004 comenzó a funcionar su primer aula, en la que estaba el hijo de Jeannie, y en 2007 fue declarada “de Utilidad Pública”. Hoy cuenta con un centro escolar al que asisten 35 niños, además de una extensa serie de programas de servicios a los niños y sus familias.

Con estos antecedentes nace www.amibola.com una tienda digital en la que se puede encontrar no sólo aquella pulsera dibujada, sino otros quince productos cuyos beneficios se donarán íntegramente a ALEPH-TEA y servirán para mantener y reforzar servicios como el propio centro escolar o los programas de ocio, apoyo a familias, integración y formación de voluntarios, entre otros.